Salmo 129 biblia catolica

Salmos de alabanza católicos

El Salmo 129 es el salmo número 129 del libro bíblico de los Salmos, uno de los 15 salmos que comienzan con las palabras “Un canto de ascensión” (Shir Hama’alot). La Nueva Versión del Rey Jaime lo llama “Un canto de victoria sobre los enemigos de Sión”,[1] y la Versión Estándar Revisada lo llama “Oración por la caída de los enemigos de Israel”,[2] pero Albert Barnes señala que el salmo en sí mismo se titula simplemente “Un canto de grados” (es decir, un canto de ascensos) y no se atribuye a ningún autor[3].

Barnes argumenta que este salmo “sería aplicable a muchos períodos de la historia judía, y no es de tal naturaleza que pueda ser referido con certeza a alguno de ellos. No hay nada en él que nos impida suponer que fue compuesto al regreso del exilio babilónico, pero no hay nada que lo fije definitivamente a ese evento … Parece probable que se compusiera durante una época de problemas, de guerra o de persecución. Tampoco se sabe por qué se convirtió en uno de los “Cantos de los grados””[3].

Según una antigua tradición de la Edad Media, este salmo se cantaba como último salmo del oficio de vísperas del lunes, por la Regla de San Benito (530)[5] El tratado del Domingo de Pasión (quinto domingo de Cuaresma) incorpora los versos 1-4.[6].

  Biblia pastafarismo

Salmo 136 biblia católica

ESTE salmo consta de una retrospectiva (Salmos 129:1-4) y una anticipación (Salmos 129:5-8). La retrospectiva muestra a Israel oprimido por sus enemigos durante un largo período de años, pero finalmente vindicado y liberado (Salmos 129:4). La anticipación muestra a sus enemigos afligidos a su vez, y sufriendo la justa recompensa por sus fechorías.

Muchas veces me han afligido desde mi juventud. El recuerdo de Israel es una “aflicción” frecuente, casi constante. Ha sido oprimida bajo los pies de egipcios, moabitas, mesopotámicos, cananeos, amonitas, filisteos, sirios. Asirios, Babilonios. Sus sufrimientos comenzaron en su extrema juventud, tan pronto como fue una nación (Éxodo 1:11-22). Que Israel diga ahora; mejor dicho, que Israel diga ahora. El salmista dirige a sus compatriotas a mirar su historia pasada.

Muchas veces me han afligido desde mi juventud. La repetición enfatiza el hecho del largo y amargo sufrimiento de Israel. Sin embargo, no han prevalecido contra mí. Israel no ha sido entregado como presa a los dientes de las naciones (Salmo 124:6). Sigue siendo una nación no sometida; se mantiene en pie; la lucha no ha terminado.

Salmo 121 Biblia católica de las buenas noticias

Por favor, ayude a apoyar la misión de New Advent y obtenga el contenido completo de este sitio web como una descarga instantánea. Incluye la Enciclopedia Católica, los Padres de la Iglesia, la Suma, la Biblia y mucho más, todo por sólo 19,99 dólares…

  Tipos de biblias

4. Sobre mi espalda han edificado los pecadores; han hecho su iniquidad lejos Salmo 128:3. ¿Por qué han luchado contra mí? Porque no pudieron vencerme. ¿Qué es esto? No pudieron edificar sobre mí. No consentí con ellos el pecado. Porque todo malvado persigue al bueno por este motivo, porque el bueno no consiente con él el mal. Supongamos que hace algún mal, y el obispo no lo censura, el obispo es un hombre bueno; supongamos que el obispo lo censura, el obispo es un hombre malo. Supongamos que se lleva algo, que el robado se calle, es un hombre bueno: que sólo hable y reprenda, aunque no recupere sus bienes, es todo malo. Es malo, pues, el que acusa al ladrón, y es bueno el que roba… No hagáis caso de que el tal os hable: es un malvado por el que os habla; pero la palabra de Dios, que os habla, no es malvada. Acusa a Dios: acúsalo, si puedes.

Salmos estudio bíblico católico

… “Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora y busca mi presencia y se convierte de sus malos caminos, yo mismo oiré desde el cielo y perdonaré sus pecados…” (2 Cr. 7:14) – “Verás que en la oración encontrarás más conocimiento, más luz, más fuerza, más gracia y virtud de lo que podrías conseguir leyendo muchos libros, o con grandes estudios. No consideres nunca como perdido el tiempo que dedicas a la oración. Descubrirás que en la oración Dios te comunica la luz, la fuerza y la gracia que necesitas…” (Sor Lucía dos Santos)

  La biblia desenterrada
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad