Carta a los hebreos biblia de jerusalen

¿Cuándo se escribió la Biblia?

Ya en el siglo II, este tratado, de gran poder retórico y fuerza en su admonición a la peregrinación fiel bajo el liderazgo de Cristo, llevaba el título de “A los Hebreos”. Se suponía que iba dirigido a los cristianos judíos. Por lo general, Hebreos se adjuntaba en los manuscritos griegos a la colección de cartas de Pablo. Aunque no se menciona ningún autor (pues no hay dirección), una referencia a Timoteo (Heb 13:23) sugería conexiones con el círculo de Pablo y sus ayudantes. Sin embargo, la audiencia exacta, el autor e incluso si Hebreos es una carta han sido objeto de controversia durante mucho tiempo.

El autor veía a los destinatarios en peligro de apostasía de su fe cristiana. Este peligro no se debía a la persecución por parte de extraños, sino al hastío ante las exigencias de la vida cristiana y a una creciente indiferencia ante su vocación (Heb 2,1; 4,14; 6,1-12; 10,23-32). El tema principal del autor, el sacerdocio y el sacrificio de Jesús (Heb 3-10), no se desarrolla por sí mismo, sino como medio de devolverles el fervor perdido y fortalecerlos en la fe. Otro tema importante de la carta es el de la peregrinación del pueblo de Dios a la Jerusalén celestial (11,10; 12,1-3.18-29; 13,14). Este tema está íntimamente relacionado con el del ministerio de Jesús en el santuario celestial (Heb 9,11-10,22).

¿Cuál es el punto principal de la carta a los Hebreos?

El tema principal del autor, el sacerdocio y el sacrificio de Jesús (Heb 3-10), no se desarrolla por sí mismo, sino como medio de devolverles el fervor perdido y fortalecerlos en la fe.

¿Quién escribió la carta a los Hebreos en la Biblia?

Pablo el Apóstol, pero ahora se cree ampliamente que es obra de otro cristiano judío. Algunas tradiciones sostienen que el autor pudo haber sido San Bernabé o quizá otro de los asociados o discípulos posteriores de Pablo.

  Biblia de estudio hebreo español

¿Cuál es el propósito de escribir Hebreos?

Pablo escribió la Epístola a los Hebreos para animar a los miembros judíos de la Iglesia a mantener su fe en Jesucristo y a no volver a sus antiguas costumbres (véase Hebreos 10:32-38).

“jerusalén” en hebreo antiguo

El libro de Hebreos da testimonio de la superioridad de Jesucristo. Él es mayor que los ángeles y tiene un nombre más excelente y una vocación más elevada. Los ángeles son siervos de Dios, pero Jesucristo es Su Hijo. Este libro también enseña que Jesús es mayor que Moisés y que Su ministerio trajo un nuevo pacto superior al antiguo pacto bajo la ley de Moisés. Como el Gran Sumo Sacerdote del Sacerdocio de Melquisedec, Su sacerdocio es mayor que el de los sumos sacerdotes bajo la ley de Moisés.

Aunque las Escrituras están repletas de referencias al sacrificio expiatorio de Jesucristo, Su Resurrección y Su Ascensión al cielo, Hebreos hace hincapié en la obra continua del Redentor en la vida de todos los que se vuelven a Él en obediencia y fe. Estudiar el libro de Hebreos puede ayudar a los estudiantes a comprender mejor la doctrina de la Expiación e inspirarlos a vivir con fe en el Padre Celestial y en Jesucristo.

La mayoría de los Santos de los Últimos Días aceptan a Pablo como el autor de Hebreos (véase Diccionario Bíblico, “Epístolas Paulinas”). Sin embargo, hay algunos que ponen en duda que Pablo escribiera esta epístola porque su estilo y lenguaje son diferentes a los de las otras cartas de Pablo. En general, se está de acuerdo en que, aunque la pluma no fuera de Pablo, las ideas sí lo fueron, porque las doctrinas de Hebreos concuerdan con las que se encuentran en las otras cartas de Pablo. El profeta José Smith atribuyó declaraciones de Hebreos al apóstol Pablo (véase Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith [2007], 105). Para los propósitos de este manual, aceptamos a Pablo como el autor.

  Dios es omnipotente omnipresente y omnisciente biblia

Lectura de la Biblia en audio (Nuevo Testamento / NASB)

Los versículos anteriores se referían al momento en que la nación de Israel se acercó al monte Sinaí, donde recibieron el antiguo pacto. Ese incidente vino acompañado de una temible demostración del poder y la autoridad de Dios (Éxodo 19:9-20), que incluía humo, fuego y trompetas. También vino acompañado de una terrible advertencia: todo lo que tocara este monte sagrado moriría. Incluso Moisés, elegido por Dios y autorizado a acercarse a la montaña, tuvo miedo al ver estas cosas (Deuteronomio 9:19). El propósito de estos signos, al igual que el de la antigua alianza, era guiar el entendimiento de la humanidad. Al comprender la naturaleza de nuestro propio pecado, nos prepararíamos para aceptar a Cristo y el nuevo pacto superior (Hebreos 9:8-12; Gálatas 3:23-24).

Este versículo comienza a describir la forma en que los creyentes se acercan al nuevo pacto, en contraste directo con la forma en que Israel se acercó al monte Sinaí. El monte Sión tiene un gran protagonismo en la profecía del fin de los tiempos, y a menudo se utiliza específicamente como referencia a la colina donde se alzaba el templo de Jerusalén. En otros casos, se refiere a la propia ciudad de Jerusalén. Este versículo abarca este significado, así como una referencia a la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:1-4), el destino final de todos los que tienen fe en Cristo. En lugar de una montaña humeante, llameante y prohibida, el nuevo pacto nos presenta el cielo.

  Mandamientos biblia satanica

Salmo 48 – La ciudad del Gran Rey

Se trata de una versión preparada por eruditos católicos romanos de Gran Bretaña, bajo la dirección general de Alexander Jones, del Christ’s College de Liverpool, asistido por veintisiete colegas. (1) Destaca por ser la primera versión inglesa realizada por católicos romanos sobre la base de los textos griego y hebreo y no de la Vulgata latina. En 1943, el Papa Pío XII había publicado una carta encíclica sobre estudios bíblicos titulada Divino Afflante Spiritu, en la que autorizaba esta desviación de la tradición católica romana.

3 Él es la luz radiante de la gloria de Dios y la copia perfecta de su naturaleza, c sosteniendo el universo por su poderoso mandato; y ahora que ha destruido la contaminación del pecado, ha ido a tomar su lugar en el cielo a la diestra de la Majestad divina.

a. Ser hijo implica tener derecho a heredar, cf. Mt 21, 38; Ga 4, 7. Aquí, sin embargo, se atribuye a Dios el derecho a heredar. Sin embargo, aquí se atribuye a Dios la entrega de toda la creación, porque se trata de una herencia mesiánica y escatológica.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad