Tema por defecto
Oraciones - Devoción a San José

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Puede verse una de las capas pluviales de la parroquia. Como empezó a usarse en las procesiones fuera del templo, ya en el siglo X, y se empleó para protegerse de la lluvia y del frío, empezó a llamarse pluvial. Se emplea en diversas ceremonias, por ejemplo, en la Exposición del Santísimo.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


AMOR Y DEVOCIÓN A SAN JOSÉ

 

Oración a San José

 

San José, casto esposo de la Virgen María
intercede para obtenerme el don de la pureza.

Tú que, a pesar de tus inseguridades personales
supiste aceptar dócilmente el Plan de Dios
tan pronto supiste de él,
ayúdame a tener esa misma actitud para responder
siempre y en todo lugar, a lo que el Señor me pida.

Varón prudente
que no te apegas a las seguridades humanas
sino que siempre estuviste
abierto a responder a lo inesperado
obténme el auxilio del Divino Espíritu
para que viva yo también
en prudente desasimiento de las seguridades terrenales.

Modelo de celo, de trabajo constante,
de fidelidad silenciosa, de paternal solicitud,
obténme esas bendiciones,
para que pueda crecer cada día más en ellas
y así asemejarme día a día
al modelo de la plena humanidad:
EL SEÑOR JESÚS.

 

Letanías de San José

 

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad

Cristo, escúchanos
Cristo, óyenos
Dios Padre Celestial, Dios,
R: Ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo, Dios
Dios Espíritu Santo, Dios
Santa Trinidad Único Dios

Santa María,
R: Ruega por nosotros
San José
Ilustre hijo de David
Esplendor de los Patriarcas
Esposo de la Madre de Dios
Guardián purísimo de la Virgen
que nutriste al Hijo de Dios
Tú que defendiste a Cristo Jesús
Tú que guiaste la Sagrada Familia
José justísimo
José castísimo
José prudentísimo
José fortísimo
José obedientísimo
José fidelísimo

Ejemplo luminoso de paciencia
Amante de la pobreza
Modelo de los trabajadores
Decoro de la vida doméstica
Custodio de las vírgenes
Amparo de las familias
Consuelo de los afligidos
Esperanza de los enfermos
Abogado de los moribundos
Terror de los demonios
Protector de la Santa Iglesia

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,
R: Perdón, Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,
R: Escúchanos, Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo,
R: Ten piedad de nosotros.

 

Los Dolores y Alegrías de San José

 

El dolor cuando estaba dispuesto a repudiar a su inmaculada esposa.
La alegría cuando el Arcángel le reveló el sublime misterio de la encarnación.

El dolor al ver nacer el niño Jesús en la pobreza.
La alegría al escuchar la armonía del coro de los ángeles y observar la gloria de esa noche.

El dolor cuando la sangre del niño Salvador fue derramada en Su circuncisión.
La alegría dada con el nombre de Jesús.

El dolor de San José con la profecía de Simeón, al predecir los sufrimientos de Jesús y María.
La alegría al mismo tiempo, en la predicción de la salvación y gloriosa resurrección de innumerables almas.

El dolor en su afán de educar y servir al Hijo del Altísimo, especialmente en el viaje a Egipto.
La alegría al tener siempre con él a Dios mismo, y viendo la caída de los ídolos de Egipto.

El dolor por el miedo a Arquelao.
La alegría al regresar con Jesús de Egipto a Nazaret y la confianza establecida por el Ángel.

El dolor cuando sin culpa pierde a Jesús, y lo busca con angustia por tres días.
La alegría al encontrarlo en medio de los doctores en el Templo.

 

Oraciones de Indulgencia a San José

 

Concédenos, sagrado San José que siempre bajo tu protección,
podamos pasar nuestras vidas sin pecado.

San José, padre adoptivo de Señor Jesús
y verdadero esposo de María siempre Virgen, ruega por nosotros.

San José, modelo y patrono de aquellos que aman
al Sagrado Corazón de Jesús, ruega por nosotros.

 

Oración a San José antes de la Eucaristía

 

Oh José Bendito, a quién se le concedió
no sólo ver y escuchar a Dios
a quien muchos reyes anhelaron ver y no vieron,
anhelaron escuchar y escucharon;
y además llevarle en tus brazos,
abrazarlo, vestirlo, guardarlo y defenderlo.

V.: Ruega por nosotros, Oh José Bendito.
R.: Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.

Oh Dios, Tú que nos has dado un sacerdocio real,
te pedimos que así como el Bendito José
fue encontrado digno tocar con sus manos
y llevar en sus brazos a Tu Hijo,
nacido de la Virgen María, seamos también dignos,
por la limpieza de nuestro corazón y
la inocencia de nuestra vida,
con devoción reverente compartir en este día
el Cuerpo y Sangre de tu Hijo,
y ser contados en este mundo entre quienes consideran
dignos de recibir la recompensa eterna.
Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

 

Oración a San José para una buena muerte

 

San José Bendito, tú que expiraste en los brazos amorosos de Jesús y María, cuando llegue la hora de mi muerte, ven en mi auxilio junto con Jesús y Santa María. Consígueme de nuestro Padre Dios una muerte santa, para que pueda resucitar con Cristo.

Si es posible, abogado de la buena muerte, que  muera en paz, con serenidad, lleno de esperanza. Aleja de mí el sufrimiento duro y largo, aunque acepto la voluntad de nuestro buen Dios.

A ti, San José, y a María y a Jesús, os encomiendo los últimos momentos de mi vida agonizante. En vuestros brazos quiero morir, y con vosotros eternamente quiero vivir. Amén. 

 

Buscando su Protección

 

Recuerda, castísimo esposo de la Virgen María,
San José, nuestro querido patrón,
que nunca se ha sabido que alguien haya invocado tu protección
y buscado tu ayuda sin ser confortado.

Inspirado por esta confianza, a ti me encomiendo.
No desprecies mi petición, querido padre adoptivo de nuestro Redentor,
sino acéptala amablemente y ruega por mí a tu Hijo adoptivo,
Nuestro Señor. Que así sea, Amén.

 

San José: Protector de la Iglesia

 

Bendito José, casto esposo de la Virgen María,
permanece con nosotros en este día.
Tú que protegiste a la Virgen;
y amaste al Niño Jesús como a tu propio Hijo,
le rescataste del peligro de muerte.
Defiende la Iglesia, la casa de Dios,
comprada por la sangre de Cristo.

Guardián de la Familia Santa,
permanece con nosotros en nuestras pruebas.
Que tus oraciones nos obtengan
la fuerza para huir del error
y luchar contra los poderes de la corrupción
de manera que en esta vida crezcamos en santidad
y después de la muerte nos regocijemos con la corona de victoria.
Amén.

 

Oración a San José por toda la Iglesia

 

Oh glorioso San José, tú fuiste escogido para ser el padre adoptivo del Señor Jesús, el esposo de María nuestra Madre, siempre Virgen, y la cabeza de la Sagrada Familia.

Tú eres  Patrono celestial y protector de la Iglesia fundada por Cristo, protege al Romano Pontífice y a todos los obispos y sacerdotes en comunión con él. Sé tú el protector de todos los que trabajan por los fieles, en medio de las pruebas y tribulaciones de este mundo; concede a todos los hombres amar entrañablemente a la Iglesia y ser fieles a Cristo.

San José bendito, intercede por nosotros para que haya abundantes vocaciones sacerdotales, que nos prediquen la Palabra de Dios, nos administren los sacramentos y nos guíen por el camino de la verdad y del bien.

Querido San José, acepta esta ofrenda que te hago. Sé mi protector y guía en el camino de la salvación. Alcánzame la pureza de corazón y el amor necesario para fortalecer mi vida espiritual. Que, siguiendo tu ejemplo, todas mis acciones
sean ofrecidas para mayor gloria de Dios, en unión con el Divino Corazón de Jesús y de María.


Finalmente, abogado de la buena muerte, ruega para que pueda yo compartir la paz y el gozo de tu santa muerte, y así, muerto para esta vida, alcance junto a ti la Vida del gozo y la paz eterna.

Amén.

 

Oración a San José (Papa Pío X)

 

San José, nos acercamos a ti con confianza
a pedir tu protección. Reconocemos en ti
a un poderoso intercesor ante Dios.

Te pedimos nos ayudes a nosotros, pecadores,
a obtener del Señor toda la gracia y misericordia
que necesitamos para trabajar celosamente
por el Reino de Dios, y servir a nuestro prójimo
en todas sus necesidades.

Te lo pedimos por Cristo, Nuestro Señor, Amén.

 

Ante una necesidad

 

Venimos a ti, Oh bendito José, en nuestro dolor.
Después de haber buscado la ayuda de tu bendita esposa,
ahora imploramos confiadamente tu ayuda también.
Humildemente te pedimos que, teniendo en cuenta el afecto
que tuviste a la Virgen Inmaculada Madre de Dios,
y del amor paternal que tuviste al niño Jesús,
mires amorosamente la herencia que dejó el Señor Jesús por su sangre,
y por tu intercesión poderosa nos ayudes en esta necesidad urgente.

Guardián prudente de la Familia Santa,
protege a las personas escogidas por el Señor;
mantén lejos de nosotros, Padre prudente, todo error y pecado.
Desde tu lugar en el cielo ven en nuestra ayuda
en este conflicto con los poderes de oscuridad,
y así como en antaño protegiste al Niño Jesús
del peligro de la muerte, defiende ahora a la Iglesia santa
de las trampas del enemigo y de toda adversidad.
Extiende a cada uno de nosotros tu incesante protección,
por tu ejemplo podamos vivir y morir en santidad
obtennos la felicidad eterna en cielo. Amén.



NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
El obispo de la diócesis, ayudado por el párroco, administra el sacramento de la confirmación. Después de dos cursos de catequesis, los jóvenes reciben el gran sacramento que da al Espíritu Santo. Movidos por ese Espíritu han de ser testigos de Cristo en su ambiente.