Tema por defecto
Catequesis - Catequesis y su importancia

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Puede verse una de las capas pluviales de la parroquia. Como empezó a usarse en las procesiones fuera del templo, ya en el siglo X, y se empleó para protegerse de la lluvia y del frío, empezó a llamarse pluvial. Se emplea en diversas ceremonias, por ejemplo, en la Exposición del Santísimo.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


 

La catequesis y su importancia

  

                 Se dice con frecuencia que los padres  son los primeros y principales educadores de la fe de sus hijos.  Ellos han de encargarse  de guiar los primeros pasos, en el proceso de la fe de esos niños, desde que empiezan a descubrir la realidad que les rodea. A la vez que van descubriendo la realidad circundante, deben inculcarles el camino de fe, despertando en ellos la religiosidad que por naturaleza llevan en su propio ser. Los padres que cumplen con su deber enseñan a los niños a conversar con Dios, a darle gracias por el don de la vida, la salud, el hecho de tener una familia, etc. Les enseñan a pedir perdón por los errores que cometemos, y a pedirle las gracias que necesitamos para andar por el camino del bien.

 

               Cuando los niños han llegado ya al  uso de razón, los padres deben inscribir a sus hijos en la catequesis parroquial. Han de acudir a la parroquia para que ésta les ayude a educar a su hijo con la catequesis.

 

               La catequesis parroquial  es un proceso de formación bíblica y doctrinal, de maduración de la fe; es una etapa de mayor conocimiento acerca de Dios, de nuestra Iglesia y de la propia comunidad parroquial.  Es un proceso que tiene tres etapas: la catequesis de Primera Comunión, precedida de un curso para el Despertar religioso; la de poscomunión, que dura cuatro años; y la de confirmación, que son dos cursos.

 

              Es necesario que se valore la importancia que tiene este proceso de enseñanza-aprendizaje. No es suficiente que los padres inscriban a los niños en la parroquia para hacer la Primera Comunión y, después, desaparecer hasta la catequesis de confirmación, o ya para siempre. Los niños, a quienes los padres les permiten o les imponen esto, necesariamente tendrán una formación cristiana del todo deficiente. Es imprescindible recorrer todo el proceso, para que puedan recibir una síntesis de la fe cristiana y una visión de conjunto de la misma. ¿Puede afirmarse que los padres que permiten la ruptura del proceso catequético, o lo rompen ellos, cumplen con su deber de educadores de la fe de sus hijos? Con el máximo respeto hay que decir que no.

       

             Es conveniente, por otra parte, que también ellos se integren a este proceso formativo; que se preocupen por aprender junto a sus hijos lo que los catequistas les van compartiendo. No se recalcará suficientemente la importancia de que los padres de familia asistan a las reuniones y, lo que no es menos importante, ayuden a sus hijos en el cumplimiento de las tareas, deberes y trabajos. Muchas de estas tareas son compartidas y se prestan para realizar un trabajo complementario entre padres e hijos.

 

            Por otro lado, también es importante que los catequistas estén convenientemente preparados, tengan continuidad y perseverancia, y participen en convivencias, encuentros, talleres, etc. No han de conformarse con ceñirse a lo que trae el texto de catequesis, sino que convendría que prepararan temas complementarios, que son de mucha utilidad para los niños y adolescentes, cuyos valores les servirán para toda la vida. No viene mal recordar que la formación que se recibe en la niñez y en la adolescencia  constituye la base del aprendizaje de una persona. Puede afirmarse que la catequesis parroquial es uno de los espacios más fundamentales dentro de la tarea de evangelización que realiza la Iglesia.

 

           Los catequistas y sacerdotes han de tener siempre presente que Gran Catequista que actúa, por medio de ellos, es el Espíritu Santo, al que hay que saber oír en la oración, y obedecer con la fuerza de los sacramentos.

   

                                                                                       Almarsanz



NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
El retablo de nuestra capilla del Santísimo, procedente de Santamera, renacentista, además del hueco para el sagrario, tiene en su cuadro central el relieve de San Roque. Sobre éste hay otro con la Virgen y el Niño y, a ambos lados del primero, dos pinturas en talla de dos evangelistas. En los relieves inferiores, un obispo y un diácono.