Tema por defecto
Biblia - Proverbios

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Pude verse uno de los cálices y una de las patenas de nuestra parroquia, objetos sagrados, con los que ofrecemos el pan y el vino en la Misa, y que, con la consagración, se convierten en el Cuerpo y Sangre del Señor, que después comulgamos.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


“Que escuche el sabio, y acrecentará su saber, y el inteligente adquirirá el arte de dirigir“ (Proverbios 1,5)

 

“El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría, los necios desprecian la sabiduría y la instrucción“ (Proverbios 1,7)

 

“Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre y no rechaces la enseñanza de tu madre,  porque son una diadema de gracia para tu cabeza y un collar para tu cuello“ (Proverbios 1,8-9)

 

“Hijo mío, si los pecadores intentan seducirte, tú no aceptes.  Hijo mío, no los acompañes por el camino, retira tus pies de sus senderos, porque sus pies corren hacia el mal y se apresuran para derramar sangre“ (Proverbios 1,10.15.16)

 

“Entonces me llamarán, y yo no responderé, me buscarán ansiosamente, y no me encontrarán. Porque ellos aborrecieron la ciencia y no eligieron el temor del Señor“ (Proverbios 1, 28-29)

 

“Porque a los ingenuos los mata su propio extravío y la desidia pierde a los necios,
 pero el que me escucha vivirá seguro y estará tranquilo, sin temer ningún mal" (Proverbios 1, 32-33)

 

“Porque el Señor da la sabiduría, de su boca proceden la ciencia y la inteligencia.
Él reserva su auxilio para los hombres rectos, es un escudo para los que caminan con integridad, él protege los senderos de la equidad y cuida el camino de sus fieles“ (Proverbios 2, 6-8)

 

“Así tú irás por el camino de los buenos y seguirás el sendero de los justos,
porque los rectos habitarán la tierra y los hombres íntegros permanecerán en ella.
Pero los malvados serán extirpados de la tierra y los traidores serán arrancados de ella“ (Proverbios 2, 20-22)


“Hijo mío, no olvides mi enseñanza, y que tu corazón observe mis mandamientos,  porque ellos te aportarán largos días, años de vida y prosperidad“ (Proverbios 3, 1-2)

 

“Que nunca te abandonen la buena fe y la lealtad: átalas a tu cuello, escríbelas sobre la tabla de tu corazón,  y encontrarás favor y aprobación a los ojos de Dios y de los hombres“ (Proverbios 3,3-4)

 

“Confía en el Señor de todo corazón y no te apoyes en tu propia inteligencia;
reconócelo a él en todos tus caminos y él allanará tus senderos“ (Proverbios 3, 5-6)

 

“No seas sabio a tus propios ojos, teme al Señor y apártate del mal:
 eso será un remedio para tu carne y savia para tus huesos“ (Proverbios 3, 7-8)

 

“Honra al Señor con tus bienes y con las primicias de todas tus ganancias:
 así tus graneros se llenarán de trigo y tus lagares desbordarán de vino nuevo“ (Proverbios 3, 9-10)

 

“No desprecies, hijo mío, la corrección del Señor, ni te disgustes cuando él te reprende, porque el Señor reprende a los que ama como un padre a su hijo muy querido“ (Proverbios 3, 11-12)

 

“Por la sabiduría, el Señor fundó la tierra, por la inteligencia, afianzó los cielos;  por su ciencia brotaron los océanos y las nubes destilan el rocío“ (Proverbios 3, 19-20)

 

“Conserva, hijo mío, la prudencia y la reflexión; que ellas no se aparten de tus ojos. Ellas serán vida para tu alma y gracia para tu cuello“ (Proverbios 3, 21-22)

 

“No temerás ningún sobresalto ni a los malvados que llegan como una tormenta.
Porque el Señor será tu seguridad y preservará tu pie de la trampa“ (Proverbios 3, 25-26)

 

“No niegues un beneficio al que lo necesite, siempre que esté en tus manos hacerlo. No digas a tu prójimo: "Vuelve después, mañana te daré", si tienes con qué ayudarlo“ (Proverbios 3, 27-28)


“No envidies al hombre violento ni elijas ninguno de sus caminos.
Porque el hombre perverso es abominable para el Señor, y él reserva su intimidad para los rectos“ (Proverbios 3, 31-32)


“La maldición del Señor está en la casa del malvado, pero él bendice la morada de los justos. Él se burla de los insolentes y concede su favor a los humildes. Los sabios heredarán la gloria, pero los necios cargarán con la ignominia“ (Proverbios 3, 33-35)



NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
En los libros litúrgicos de lecturas está escrita la Palabra de Dios, que se proclama desde el ambón. En esos libros, está contenido lo que hemos de creer y lo que hemos de practicar para alcanzar la salvación, que Cristo nos gano con su vida, muerte y resurrección.