Cuaresma
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Santa Teresa, la andariega, visitaba sus conventos. El cuadro recoge las veces que estuvo en Toledo. Había fundado e inaugurado un convento en Malagón. Desde allí, se trasladó a Toledo, a donde llegó enferma. Era el año 1568. Y, tras una corta estancia en Escalona, regresó a Ávila.
Leer más
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO DE RAMOS
 
SALUDO DEL SACERDOTE
Dios Padre que ha querido revelarnos a su Hijo como Rey para que por la acción del Espíritu Santo le aclamemos, esté con todos nosotros.
 
MONICIÓN
Queridos hermanos: Ya desde el principio de la Cuaresma nos venimos preparando con obras de penitencia y caridad. Hoy, cercana ya la Noche santa de la Pascua, nos disponemos a inaugurar, en comunión con toda la Iglesia, la celebración anual de los misterios de la pasión y resurrección de Jesucristo, misterios que empezaron con la solemne entrada de Jesús en Jerusalén.
 
Por ello, recordando con fe y devoción la entrada triunfal de Jesucristo en la ciudad santa, le acompañaremos con nuestros cantos, para que, participando ahora de su cruz, merezcamos un día tener parte en su resurrección.
Canción: https://www.youtube.com/watch?v=WzIoXDHltGM
 
BENDICION DE LOS RAMOS
 Monición a la lectura del Evangelio de la procesión
 
Jesús se muestra seguro y libre ante su final. Acepta la aclamación del pueblo, aunque sabe de su volubilidad. Es fiel a sí mismo, a su mensaje y al Padre. Contrasta su humildad con la ostentación de los reyes de su tiempo.
 
 Evangelio correspondiente…
EVANGELIO DE LA PROCESIÓN. MATEO 21,1-11
 
Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagé, junto al monte de los Olivos, Jesús mandó dos discípulos, diciéndoles: «Id a la aldea de enfrente, encontraréis en seguida una borrica atada con su pollino, desatadlos y traédmelos. Si alguien os dice algo, contestadle que el Señor los necesita y los devolverá pronto». Esto ocurrió para que se cumpliese lo que dijo el profeta: «Decid a la hija de Sión: “Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de acémila”». Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús: trajeron la borrica y el pollino, echaron encima sus mantos, y Jesús se montó. La multitud extendió sus mantos por el camino; algunos cortaban ramas de árboles y alfombraban la calzada. Y la gente que iba delante y detrás gritaba: «¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en el cielo!» Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad preguntaba alborotada: «¿Quién es éste?» La gente que venía con él decía: «Es Jesús, el Profeta de Nazaret de Galilea».
 
Bendición de los ramos
Santifica, Señor, los ramos con los que vamos a acompañar a Cristo en su camino hacia la vida, aclamándolo como nuestro Rey y Señor; y haz que, como Él, podamos un día acompañarle hasta la Jerusalén celeste. PJNS.
 
Monición a la procesión
Hoy comenzamos la Semana Santa con esta procesión, la más solemne de toda la liturgia. Todas nuestras celebraciones en el templo, en la calle, nuestras devociones particulares… tienen un solo fin anunciar y proclamar nuestro kerigma, a Jesús muerto en la cruz y resucitado como Hijo unigénito de Dios que nos salva. Vivamos esta procesión y toda la semana con el significado que tiene, estar en camino hacia la vida.
Canción: https://www.youtube.com/watch?v=8_fp5Tl8LPI
Monición a la Primera lectura
Isaías nos recuerda cómo uno de los mayores dolores de la vida es vivirla sin Dios, puesto que esto hace que todo carezca de sentido. El profeta nos hace conscientes de que junto a Dios todo es posible.
ISAÍAS 50, 4-7
Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los iniciados. El Señor me abrió el oído. Y yo no resistí ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos. El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado.
 
Salmo Responsorial (Sal 21)
 
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
Al verme, se burlan de mí, hacen visajes, menean la cabeza: «Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libre, si tanto lo quiere».
 
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
Me acorrala una jauría de mastines, me cerca una banda de malhechores; me taladran las manos y los pies, puedo contar mis huesos.
 
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
Se reparten mi ropa, echan a suertes mi túnica. Pero tú, Señor, no te quedes lejos; fuerza mía, ven corriendo a ayudarme.
 
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré. Fieles del Señor, alabadlo; linaje de Jacob, glorificadlo; temedlo, linaje de Israel.
 
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
 
Monición a la Segunda Lectura
El cántico de Filipenses es uno de los textos más bellos de san Pablo, aunque seguramente no sea originario suyo. La alabanza a Cristo por haber asumido nuestra condición humana para elevarla junto a Dios es el núcleo de este texto.
 
FILIPENSES 2,6-11
Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.
 
Monición a la Lectura Evangélica
La pasión es un texto conocido. Nos puede parecer extenso, tal vez mantener la atención sobre cada detalle que Mateo recoge puede resultar difícil, pero las experiencias humanas que subyacen pueden hacernos reflexionar sobre nuestra propia existencia, sobre nuestra propia relación con Dios.
EVANGELIO: Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo
 
REL. Jesús fue llevado ante el gobernador, y el gobernador le preguntó:
Pil. -«¿Eres tú el rey de los judíos?»
REL. Jesús respondió:
Jes. -«Tú lo dices.»
REL. Y, mientras lo acusaban los sumos sacerdotes y los ancianos, no contestaba nada. Entonces Pilato le preguntó:
Pil. -«¿No oyes cuántos cargos presentan contra ti?»
REL. Como no contestaba a ninguna pregunta, el gobernador estaba muy extrañado. Por la fiesta, el gobernador solía soltar un preso, el que la gente quisiera. Había entonces un preso famoso, llamado Barrabás. Cuando la gente acudió, les dijo Pilato:

Pil. -«¿A quién queréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, a quien llaman el Mesías? »
REL. Pues sabía que se lo habían entregado por envidia. Y, mientras estaba sentado en el tribunal, su mujer le mandó a decir:
Muj.Pil. -«No te metas con ese justo, porque esta noche he sufrido mucho soñando con él.»
REL. Pero los sumos sacerdotes y los ancianos convencieron a la gente que pidieran el indulto de Barrabás y la muerte de Jesús.
El gobernador preguntó:
Pil. -«¿A cuál de los dos queréis que os suelte?»
REL. Ellos dijeron:
Pueblo. -«A Barrabás.»
REL. . Pilato les preguntó:
Pil. -«¿Y qué hago con Jesús, llamado el Mesías?»
REL. Contestaron todos:
Pueblo. -«Que lo crucifiquen.»
REL. Pilato insistió:
Pil. -«Pues, ¿qué mal ha hecho?»
REL. Pero ellos gritaban más fuerte:
Pueblo. -«¡Que lo crucifiquen!»
REL. Al ver Pilato que todo era inútil y que, al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó agua y se lavó las manos en presencia de la multitud, diciendo:
Pil. -«Soy inocente de esta sangre. ¡Allá vosotros!»
REL. Y el pueblo entero contestó:
Pueblo. -«¡Su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos!»
REL. Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.
 
REL. Los soldados del gobernador se llevaron a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la compañía: lo desnudaron y le pusieron un manto de color púrpura y, trenzando una corona de espinas, se la ciñeron a la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Y, doblando ante él la rodilla, se burlaban de él, diciendo:
Sol. -«¡Salve, rey de los judíos!»
REL. Luego le escupían, le quitaban la caña y le golpeaban con ella la cabeza. Y, terminada la burla, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y lo llevaron a crucificar.
 
REL. Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz. Cuando llegaron al lugar llamado Gólgota (que quiere decir: «La Calavera»), le dieron a beber vino mezclado con hiel; él lo probó, pero no quiso beberlo. Después de crucificarlo, se repartieron su ropa, echándola a suertes, y luego se sentaron a custodiarlo. Encima de su cabeza colocaron un letrero con la acusación: «Éste es Jesús, el rey de los judíos». Crucificaron con él a dos bandidos, uno a la derecha y otro a la izquierda.
 
REL. Los que pasaban lo injuriaban y decían, meneando la cabeza:
Sold. -«Tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios, baja de la cruz.»
REL. Los sumos sacerdotes con los escribas y los ancianos se burlaban también, diciendo:
Sum.S. -«A otros ha salvado, y él no se puede salvar. ¿No es el rey de Israel? Que baje ahora de la cruz, y le creeremos. ¿No ha confiado en Dios? Si tanto lo quiere Dios, que lo libre ahora. ¿No decía que era Hijo de Dios?»
REL. Hasta los bandidos que estaban crucificados con él lo insultaban.
 
REL. Desde el mediodía hasta la media tarde, vinieron tinieblas sobre toda aquella región. A media tarde, Jesús gritó:
Jes. -«Elí, Elí, lamá sabaktaní.»
REL. (Es decir: 
Jes. -«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»)
REL. Al oírlo, algunos de los que estaban por allí dijeron:
Pueblo. -«A Elías llama éste.»
REL. Uno de ellos fue corriendo; en seguida, cogió una esponja empapada en vinagre y, sujetándola en una caña, le dio a beber.
Los demás decían:
Pueblo. -«Déjalo, a ver si viene Elías a salvarlo.»
REL. Jesús dio otro grito fuerte y exhaló el espíritu.
Todos se arrodillan, y se hace una pausa.
REL. Entonces, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; la tierra tembló, las rocas se rajaron. Las tumbas se abrieron, y muchos cuerpos de santos que habían muerto resucitaron. Después que él resucitó, salieron de las tumbas, entraron en la Ciudad santa y se aparecieron a muchos.
El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, el ver el terremoto y lo que pasaba, dijeron aterrorizados:
Sold. -«Realmente éste era Hijo de Dios.»
REL. Había allí muchas mujeres que miraban desde lejos, aquellas que habían seguido a Jesús desde Galilea para atenderlo; entre ellas, María Magdalena y María, la madre de Santiago y José, y la madre de los Zebedeos.
REL. Al anochecer, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que era también discípulo de Jesús. Éste acudió a Pilato a pedirle el cuerpo de Jesús. Y Pilato mandó que se lo entregaran. José, tomando el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, lo puso en el sepulcro nuevo que se había excavado en una roca, rodó una piedra grande a la entrada del sepulcro y se marchó.
María Magdalena y la otra María se quedaron allí, sentadas enfrente del sepulcro.
REL. A la mañana siguiente, pasado el día de la Preparación, acudieron en grupo los sumos sacerdotes y los fariseos a Pilato y le dijeron:
Sum.S. -«Señor, nos hemos acordado que aquel impostor, estando en vida, anunció: "A los tres días resucitaré." Por eso, da orden de que vigilen el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vayan sus discípulos, roben el cuerpo y digan al pueblo: "Ha resucitado de entre los muertos." La última impostura sería peor que la primera.»
REL. Pilato contestó:
Pil. -«Ahí tenéis la guardia: id vosotros y asegurad la vigilancia como sabéis. »
REL. Ellos fueron, sellaron la piedra y con la guardia aseguraron la vigilancia del sepulcro.
        Palabra del Señor.
Canción: https://www.youtube.com/watch?v=alf01UlDqUY&list=RDalf01UlDqUY&start_radio=1&t=19
Oración de los fieles
 
Estamos en unos días de gracia y de perdón. Aprovechemos esta celebración para invocar la misericordia de Dios sobre todo nuestro mundo.
 
Respondamos: Señor, ten piedad.
 
-Por los niños que son víctimas de las guerras, el hambre o los abusos de los mayores. Oremos.
 
-Por los moribundos para que experimenten la paz y el perdón de Dios. Oremos.
 
-Por los emigrantes que huyen de las guerras o el hambre. Oremos.
 
-Para que se unan los gobiernos para dar una respuesta humana y acogedora al éxodo masivo de emigrantes a Europa. Oremos.
 
-Para que todos seamos conscientes de los grandes problemas del mundo y seamos solidarios con nuestra manera de vivir. Oremos.
-Para que en esta Semana Santa experimentemos el perdón de Dios y renovemos nuestra vida. Oremos.
 
-Por el Papa Francisco para que se sienta confortado y seguido en su proyecto de reforma de la Iglesia. Oremos.
 
Padre, tu conoces cuan necesitados estamos de tu misericordia y tu salvación. Ayúdanos a sentirnos hermanos y unirnos con todos los que continúan hoy la pasión de tu Hijo Jesús. Amén.
 
Oración del Papa Francisco para rezar por los afectados por el coronavirus
 
“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.
Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.
Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.
Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.
Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, o Virgen gloriosa y bendita”.
 
Despedida
 
Hemos comenzado esta Semana Santa. Sean días de alimentar nuestra fe, de acompañar a los que continúan la pasión de Jesús. Sobre todo, esperemos con ganas la celebración de la resurrección del Señor.
Canción: https://www.youtube.com/watch?v=zirQAwGK_9E&list=RDalf01UlDqUY&index=5


Al contemplar la firma de la Beata María de Jesús, conviene saber que Santa Teresa admiraba el talento de de su hija María de Jesús, a la que consultaba asuntos de importancia. La Beata, por obediencia, contestaba y la Santa quedaba admirada. En una de estas ocasiones, la llamó “mi letradillo”.
Leer más
 
El ambón es el lugar-mueble, donde se proclama la Palabra de Dios, en la celebración de la Eucaristía. Representa a Cristo, maestro y profeta, que nos predica la verdad que salva. La Palabra de Dios proclamada hay que meditarla y procurar vivirla con esfuerzo.