Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

El Viernes Santo se besa esta cruz. Cubierta llega hasta el altar, y el sacerdote va descubriéndola y cantado: “Éste es el árbol de la cruz, donde estuvo clavada la salvación del mundo, venid a adorarlo”. Por la Santa Cruz fuimos salvados.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO V TIEMPO ORDINARIO C

 1. Monición de entrada 

   Hermanos y amigos: Sed bienvenidos a esta Eucaristía dominical, en la que, si oímos con amor la Palabra de Dios y nos alimentamos con el Cuerpo y la Sangre del Señor, mostraremos al mundo que somos amigos de Jesús, que confiamos en su misericordia y que, por ello, no tenemos miedo a nada ni a nadie. Si nuestro testimonio y nuestra vida proclaman que los hombres somos hermanos y que el amor es nuestra norma de conducta, mostrarán también que Jesús resucitó, y que Él y el amor cristiano son imprescindibles para que nuestra sociedad funcione mejor. 

2. Acto penitencial 

  • Tú, Señor, nos llamas a dar testimonio de Ti en todos los ambientes y no lo hacemos. Señor, ten piedad.
  • Tú, Señor, nos invitas a vivir la vocación cristiana aspirando a la santidad y no lo tomamos en serio. Cristo, ten piedad.
  • Tú, Señor, nos animas a rezar mucho para que surjan vocaciones sacerdotales, pero nos olvidamos. Señor, ten piedad. 

3. Monición a las lecturas 

   Las tres lecturas de hoy tienen un claro colorido vocacional. Dios, que tiene planes desde la eternidad sobre cada uno de nosotros, llamó a Isaías, a Pablo, a Pedro, a Andrés, a Santiago y Juan para que desempeñaran una misión importante en la historia de la Salvación. Al escuchar con atención estos relatos, hemos de recordar que todos nosotros también hemos sido llamados, por el bautismo, a ser santos en nuestras circunstancias concretas. ¿Estamos luchando por conseguirlo? Oigamos. 

4. Oración de los fieles 

  • Por la iglesia fundada por Jesús, para que sea fuerte ante las dificultades, y para que se deje llevar por la mano y la voz de su divino Fundador. Roguemos al Señor.
  • Por los jóvenes que se preparan para ser sacerdotes, y para que haya más jóvenes que quieran serlo. Roguemos al Señor.
  • Por todos los católicos que hoy vamos a participar en la Eucaristía, para que de ella salgamos animados a trabajar por el bien de los demás, y a defender los derechos de los más pobres y marginados. Roguemos al Señor.
  • Por los pobres, los enfermos y los que lo están pasando mal en nuestra comunidad cristiana, para que encuentren ayuda y consuelo en Dios y en los hermanos. Roguemos al Señor.
  • Por todos nosotros, para que, como los apóstoles, también respondamos a la llamada del Señor, siendo valientes y entusiastas anunciadores del Evangelio de Cristo, y estemos orgullosos de ser cristianos y católicos. Roguemos al Señor. 

5. Presentación de las ofrendas 

  • Martillo, alicates, libro, calculadora: Con estos instrumentos de trabajo, que presentamos, queremos decirle al Señor que cuente con nosotros para hablar de Él y defenderle en medio de nuestro trabajo. 
  • Pan y vino: Antes de seguir con la Eucaristía, traemos al altar el pan y el vino. El pan de Dios es para nosotros la fuerza que se necesita para remar en la dirección que Cristo nos marca. 

6. Oración después de la comunión 

Gracias, Señor:
por habernos concedido el don maravilloso de la fe,
por hacernos hijos tuyos y ser llamados a la santidad,
por empujarnos a remar mar adentro, trabajando por tu Reino.
¡Gracias, Señor, gracias, muchas gracias!
 
Gracias Señor:
por la fuerza de la Eucaristía,
por nuestros sacerdotes que la celebran y nos la distribuyen,
por el amor que en nuestros corazones has puesto hacia ella.
¡Gracias, Señor, gracias, muchas gracias!
 
Gracias, Señor:
por la barca de tu Iglesia y por estar dentro de ella,
por todos los que reman y trabajan en ésta tu viña,
por la predicación que durante mas de veinte siglo ha realizado.
¡Gracias, Señor, gracias, muchas gracias!
 
Gracias, Señor:
por tu Palabra que nos ilumina y nos acerca a Ti.
por enviarnos a dar testimonio de Ti,
porque contigo todo lo podemos.
Gracias, Señor, gracias, muchas gracias. Amén.


NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
Puede verse una de las capas pluviales de la parroquia. Como empezó a usarse en las procesiones fuera del templo, ya en el siglo X, y se empleó para protegerse de la lluvia y del frío, empezó a llamarse pluvial. Se emplea en diversas ceremonias, por ejemplo, en la Exposición del Santísimo.