Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Es la sede de nuestro templo. Representa a Cristo guía, presidente, de la asamblea convocada para celebrar la Eucaristía. Junto con el ambón y el altar, son los tres espacios fundamentales del presbiterio. Ver la sede ha de movernos a dejarnos conducir por Cristo representado por el sacerdote.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO IV ORDINARIO A
 
PRESENTACIÓN DEL SEÑOR
 
MONICIÓN DE ENTRADA
Bienvenidos hermanos.
Hace hoy 40 días, hemos celebrado llenos de gozo, LA FIESTA DEL NACIMIENTO DEL SEÑOR. Dios se encarna en uno como nosotros. Entonces le reconocimos como la LUZ que ilumina a todas las naciones.
Celebramos por ello la fiesta de LA PRESENTACIÓN DE JESÚS EN EL TEMPLO. Fue presentado no sólo para cumplir la ley, sino sobre todo para encontrarse con el pueblo creyente. Allí Simeón y Ana, impulsados por el Espíritu Santo, reconocieron en aquel niño pequeño al Salvador, venido de parte de Dios para ser LUZ de todas las gentes.
De la misma manera, nosotros, congregados con alegría en una sola familia por el Espíritu Santo, vamos a reafirmar así nuestra fe en Jesús, Luz de nuestras vidas. Y que sintamos con fuerza la llamada que Él nos dirige para que ayudemos a que todas las personas puedan encontrar la luz que necesitan en sus vidas.
(Nosotros vamos a bendecir la luz de estas candelas que tenemos en nuestras manos y, con ello, vamos a acoger el TESTIGO que se nos ofrece. Que estas candelas sean SIGNO de nuestro deseo de vivir nuestro compromiso creyente).
Que la Eucaristía nos ayude a descubrirle como LUZ y que seamos luz para los.
 
I.  BENDICIÓN DE LAS CANDELAS
Roguemos para que el Señor encienda nuestros corazones con un fuego santo para seguir a Jesús, nuestra Luz. (Pausa)
Oh Dios, Padre nuestro: Tú eres la luz verdadera. Cuando tú hablas, la oscuridad da paso a la luz del día, el mundo refleja tu resplandor, y podemos vivir en la luz de tu amor. Date a conocer a nosotros mientras portamos en nuestras manos estas candelas, y haz nuestros rostros resplandecientes con tu gloria. Haznos hijos de la luz, líbranos de la oscuridad del pecado y llévanos a tu luz eterna por medio de aquel que es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida y la luz del mundo, Jesucristo, nuestro Señor.
(Aspersión de las candelas con agua bendita)
Procesión
¡Marchemos en paz para encontrar al Señor!
 
II. MISA En la Misa con bendición de candelas, no hay acto penitencial después del canto de entrada, sino que la Misa continúa con el Gloria y la oración colecta. En otras Misas del día sin bendición de candelas, se podrá usar el siguiente acto penitencial.
 
Acto Penitencial
Nosotros nos hemos visto ofuscados a veces por “luces” mundanas, diferentes de Cristo, que es la verdadera Luz. Le pedimos ahora al Señor que nos perdone.  (Pausa)
***Señor Jesús, que tu luz nos guíe en el camino hacia el Padre: R/ Señor, ten piedad de nosotros.
***Cristo Jesús, irradia sobre nosotros la luz de la verdad y de la sabiduría del Espíritu: R/ Cristo, ten piedad de nosotros.
***Señor Jesús, que la luz de tu misericordia reúna a todas las naciones en tu amor: R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia de nosotros, Señor, y perdona nuestros pecados. Que caminemos siempre en la luz de Cristo hasta que nos lleves a la vida eterna.
 
MONICIÓN A LAS LECTURAS
El profeta Malaquías comparte la misma misión y tarea de todos los profetas: animar la fe y la esperanza del pueblo, ya que el Señor está cercano y envía a sus mensajeros.
En Hebreos escucharemos que por la encarnación del Hijo de Dios todos estamos llamados a formar una única familia y a vivir unidos y en servicio.
Según la tradición, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor en el Templo. Allí es reconocido como el Salvador, como la Luz del mundo que ha venido para que todos tengan vida abundante. De nuestra fidelidad y entrega dependerá que esta luz llegue a todas las personas. Toda una PROPUESTA para nuestra vida, hoy y aquí.
 
ORACIÓN DE FIELES
Uniéndonos a todos los seguidores de Jesús y a todos los hombres de buena voluntad, presentamos al Padre nuestra oración de intercesión, desde la confianza que nos produce nuestra experiencia de filiación.
1. Para que la Iglesia de Jesús, impulsada por el Espíritu Santo, sea fuente de paz, de esperanza, y caridad para cuantos sufren por cualquier causa. ROGUEMOS AL SEÑOR.
2. Por los gobiernos de todos los países, para que trabajen ardientemente por abrir caminos nuevos para conseguir la Paz tan deseada y tan amenazada de nuevo en tantos lugares de nuestra sociedad. ROGUEMOS AL SEÑOR.
3. Para que quienes viven cada día en favor de las personas y grupos que viven sumidos en la marginación, para que no cedan en su empeño y en su entrega, y sientan SIEMPRE nuestra solidaridad y cercanía. ROGUEMOS AL SEÑOR.
4. Para que cuantos trabajan por la Paz y la concordia entre personas y países nunca se dejen llevar por el desaliento, y encuentren siempre motivos para seguir luchando y esperando. ROGUEMOS AL SEÑOR.
5. Para que nuestra Comunidad (Parroquial) se llene de la Luz de Dios, y sepa transmitir a todas las personas la esperanza y la Luz que Jesús nos trae. ROGUEMOS AL SEÑOR.
Ven, Señor, en nuestro auxilio y confirma en la fe y la esperanza al pueblo que ha creído en tu Palabra, en tus promesas. Por JCNS.
 
PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS
â PRESENTACIÓN DE LA LUZ
ORACIÓN - EXPLICACIÓN: Señor, en nombre de cuantos estamos reunidos, yo te ofrezco hoy esta luz, que la queremos unir a las que lucen sobre la mesa del altar. Ella es el símbolo del efecto del bautismo en nosotros y de nuestro compromiso. La ha prendido tu Hijo Resucitado, que es quien ilumina nuestro corazón, y quiere que nosotros, con nuestras palabras y nuestra vida, seamos luz que alumbra las tinieblas del mundo. No permitas nunca, Señor, que seamos opacos para los demás.
â PRESENTACIÓN DEL PAN Y DEL VINO
 
DESPEDIDA Hermanos: la liturgia nos está invitando a SEGUIR los pasos de Jesús, aquél que fue proclamado como “el Hijo amado y predilecto” en la Bautismo del Jordán. Ése mismo, hoy, se nos ha ofrecido como la LUZ para el CAMINO. Los ancianos Simeón y Ana lo han descubierto y ellos nos están, nuevamente, invitando a ACOGERLE y poder ser así LUZ para los demás. ¡Hermosa tarea para nuestro caminar! 


En la puerta del sagrario de la iglesia, además de los ángeles, junto a Cristo clavado en la cruz, están las figuras de la Virgen y de San Juan. La Eucaristía se reserva en este sagrario, cuando hay culto en el templo. En esos momentos, Cristo muerto y resucitado está presente en él.
 
Benedicto XVI es el sucesor de San Pedro y, por ello, Vicario de Cristo en la tierra. El amor a Cristo y a la Iglesia no pueden darse sin amor afectivo y efectivo al Papa de cada momento histórico. Queremos vivir la plena comunión con el Santo Padre.