Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

El antiguo obispo de la diócesis, D. José; ayudado por el antiguo párroco D. Alfonso, administra el sacramento de la confirmación. Después de dos cursos de catequesis, los jóvenes reciben el gran sacramento que da al Espíritu Santo. Movidos por ese Espíritu han de ser testigos de Cristo en su ambiente.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO XXXIII ORDINARIO C
 
MONICIÓN DE ENTRADA
 
Es una suerte contar con una comunidad a la que podemos acudir para alimentar nuestro interior que tantos reclamos recibe para distraerse en cosas de apariencia que entretienen, pero no robustecen. La escucha de la Palabra y la comida del Pan nos hacen pensar con esperanza en la vida que llevamos. Dios siempre comunica vida a quien le escucha y a quien se acerca a Él.
 
SALUDO
 
Sed, pues, bienvenidos a esta celebración que, ininterrumpidamente, venimos haciendo desde hace dos mil años. Con el saludo de siempre os deseamos que encontréis a Dios entre los sencillos bancos de nuestra asamblea.
 
ACTO PENITENCIAL
 
Somos humanos, normales, débiles, inconstantes, necesitados de muchas cosas. Pero Dios, que nos conoce, nos acoge y nos quiere. Por eso tenemos la libertad de poder ser sinceros con Él y con nosotros mismos.
 
-Tú, Padre bueno, que nos invitas siempre a tu casa y no rechazas a ninguno de tus hijos. Señor, ten piedad. 
-Tú, Jesús, el Cristo, que caminas por la vida en la sencillez de ser uno más, te acercas a los más abatidos y siempre tienes palabras de esperanza. Cristo, ten piedad. 
-Tú, Aire divino, brisa cálida en medio de la frialdad de nuestro mundo, ánimo amistoso en el lento caminar de los desorientados. Señor, ten piedad.
 
Que el perdón que Dios nos hace sentir lo transmitamos quienes viven atrapados en el miedo de la culpabilidad para que sientan la misma libertad de quienes nos llamamos hijos de Dios y nos hemos visto liberados del peso de nuestra condición humana.
 
MONICIÓN A LAS LECTURAS
 
En el siglo V, un profeta de obra muy breve pero muy integrada en su tiempo, lleva a su pueblo un mensaje de esperanza para ayudar a reconstruir una sociedad abatida y cansada. Dios se va a hacer presente. No va a venir a castigar a nadie sino a hacer posible una nueva convivencia.
Para algunos, todavía hoy, la religión es alienante, evasiva. Eso pensaban algunos miembros de la comunidad de Tesalónica. Pablo les invita a cambiar de mentalidad. La Historia es el tiempo del primer encuentro con Dios, contamos con Él para trabajarla y cambiarla.
A partir de una anécdota sobre la admirable construcción de su “catedral” que los discípulos comentan en Jerusalén, Jesús les habla de otros signos admirables: las personas creyentes. Ellas son, somos, los signos vivos que más admiran quienes buscan a Dios, porque necesitan encontrarse con un Dios vivo que les acompañe en la vida y les infunda esperanza y ánimo.
 
ORACIÓN DE LOS FIELES
 
Presentamos a Dios algunas de las situaciones que nos preocupan en nuestro momento. Son palabras que recogen el dolor de muchos y la necesidad de todos.
 
-Para que los creyentes seamos signos vivos de Dios en medio de un mundo tan absorto en las apariencias de prestigio, riqueza y poder. Roguemos al Señor.
-Por quienes sufren el rechazo de las sociedades a las que acuden buscando un futuro mejor, para que nos hagan cambiar nuestra sensibilidad. Roguemos al Señor.
-Por las sociedades que piensan solo en términos de recibir compensaciones y ayudas, para que piensen con responsabilidad en las generaciones futuras. Roguemos al Señor.
-Por nuestro planeta necesitado de cuidados, respeto y generosidad, para que lo consideremos como la casa común que requiere restauración y arreglo. Roguemos al Señor.
-Por nuestra Iglesia, necesitada, también, de reformas, arreglos y cambios, para que sea una comunidad viva y compañera de personas vivas. Roguemos al Señor.
 
Escucha, Dios bueno, estas peticiones que nos comprometen a nosotros para colaborar contigo en que se hagan realidad. Ayúdanos a trabajar por un mundo más humano. Por Jesucristo Nuestro Señor.
 
OFERTORIO:
— Estas cartulinas, con los problemas de nuestra sociedad, quiere reflejar nuestra preocupación como cristianos. Te los ofrecemos para que no vivamos de espaldas a ellos. (pueden salir varios niños con carteles)
— Sin el alimento de la Eucaristía sería imposible caminar como hijos de Dios. Que este pan y este vino sean para nosotros en este día, después de la consagración, la fuerza y el aliento que el Señor nos da y nos ofrece.
 
DESPEDIDA 
Animados por la Palabra que hemos escuchado. Alegres de reunirnos con nuestros amigos de comunidad. Impregnados de esperanza para la vida. Trataremos de hacerte presente, Dios de Jesús, en el corazón de tantas personas que, sin saberlo, te buscan y necesitan.


Puede verse una de las capas pluviales de la parroquia. Como empezó a usarse en las procesiones fuera del templo, ya en el siglo X, y se empleó para protegerse de la lluvia y del frío, empezó a llamarse pluvial. Se emplea en diversas ceremonias, por ejemplo, en la Exposición del Santísimo.
 
Las monjas de clausura, cuando hablan con personas que no viven en el convento, lo hacen en el locutorio. Es un lugar con dos estancias separadas por una verja: en una están las monjas y, en la otra, las personas de fuera del convento. En el que se está viendo, habló muchas veces nuestra Beata.
Leer más