Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

La custodia, en la que se coloca la Hostia consagrada, tiene su origen en el s. XIII, con ocasión de la institución del Corpus. La que puede verse es de nuestra parroquia, y fue adquirida el Año de la Eucaristía (octubre 2004 a 0ctubre de 2005) promovido por Juan Pablo II.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


Domingo XXVI Ordinario A  
  1. MONICIÓN DE ENTRADA
     
    Bienvenidos en este último domingo del mes de Septiembre a la Eucaristía. ¿Os habéis parado a pensar alguna vez por qué pedimos perdón antes de sentarnos frente a la mesa del Señor? Pues hoy, el Evangelio, nos lo dice: no siempre estamos a la altura, no siempre actuamos bien: decimos querer ser buenos, y optamos por caminos malos; prometemos no olvidar a Jesús y, a la vuelta de la esquina, lo dejamos de lado. Que este Día del Señor nos ayude a ser más serios en nuestra fe y con nuestra Iglesia. Es decir; que antes de hablar pensemos si, lo que decimos, estamos dispuestos a cumplirlo.
    Iniciamos esta celebración con alegría y con el canto.
     
  2. ACTO PENITENCIAL
  • En nuestro mundo y en nuestra vida descubrimos que sobran palabras y hacen falta buenas obras. Señor, ten piedad
  • En la sociedad conocemos comunicadores y echamos en falta personas que ayuden y que acompañen a los demás, como verdaderos maestros. Cristo, ten piedad.
  • En nuestras conversaciones advertimos que hay muchas promesas y queremos realidades. Señor, ten piedad.  
  1. MONICIÓN A LAS LECTURAS
     
    Las lecturas de hoy nos invitan a cambiar. A superarnos. Dios, siempre, espera en nosotros. Además, si estamos unidos, nuestra unión será nuestra fuerza para conseguir todo aquello que el Señor ha pensado y quiere para nosotros y para los demás. Sólo desde la humildad y convirtiéndonos a Dios podremos agradar al Señor y convencernos de que el mundo necesita más que nunca de la presencia de Jesucristo.
     
  2. ORACIÓN DE LOS FIELES  
  • Por la Iglesia, por el Papa y los Obispos. Para que sigan trabajando, a pesar de la escasez de personas y de medios, por cultivar la viña del Señor que son las parroquias, las misiones, los grupos, los sacerdotes y la fe. Roguemos al Señor.
  • Para que vayamos siempre por delante con la verdad. Para que pensemos siempre aquello que prometemos. Para que no digamos “sí” y luego sea un “no”. Roguemos al Señor.
  • Por los que piensan que ya están salvados y prescinden de Dios. Por aquellos que les importa poco o nada el vivir en la verdad o en la mentira. Roguemos al Señor.
  • Por todos los que nos encontramos en esta Eucaristía. Para que, después de salir de la iglesia, no olvidemos todo lo que aquí el Señor nos dice y nos invita a vivir. Roguemos al Señor.
  • Por todos los profesores; por quienes se encuentran todavía de vacaciones; por las actividades de nuestra parroquia, para que las empecemos con mucha ilusión y nos comprometamos en alguna de ellas. Roguemos al Señor.
     OFRENDAS
  • Con el pan y el vino, llevamos hasta el Señor nuestro deseo de que EL nos llene con su poder y con su verdad. Sin la Eucaristía, los domingos serían unos días vacíos y, sin los domingos, nuestras almas y nuestros corazones se apartarían del camino de la fe. ¡Recíbelo todo, Señor! 
  1. ORACION FINAL
     
    YO SÍ QUIERO, SEÑOR,
    Ir contigo hasta el final,
    Colaborar con tus cosas,
    Corregirme con tu Palabra.
    YO SÍ QUIERO, SEÑOR,
    Marchar por tus caminos,
    Vivir en tu verdad,
    Amar con tu mismo amor.
    YO SÍ QUIERO, SEÑOR,
    Cuidar lo que Tú cuidas,
    Sembrar lo que Tú siembras,
    Dar lo que Tú das.
    YO SÍ QUIERO, SEÑOR,
    Trabajar en tu campo,
    Cuidar tu viña,
    Llevar alegría al mundo,
    Aportar ilusión y esperanza.
    YO SÍ QUIERO, SEÑOR,
    Pero, si en algún momento,
    te digo que “sí quiero”,
    y es un “no quiero”,
    perdóname, Señor,
    y haz que vuelva al camino verdadero.  Amén.


NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
El agua bendita es uno de los sacramentales –no sacramento- que hay en la Iglesia, a la que Santa Teresa le tenía mucha devoción. Con el hisopo, que se está viendo, el sacerdote rocía y bendice al pueblo de Dios, a los difuntos, a los campos, a objetos…