Tema por defecto
Moniciones dominicales

Portada
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Decimotercera Estación. Jesús es bajado de la Cruz. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 


DOMINGO II DE PASCUA, A 

1. MONICION DE ENTRADA 

         ¡Buenos días a todos! De nuevo, ¡Feliz Pascua de Resurrección! Hoy, Jesús, a los ocho días de la Pascua, está de nuevo con sus amigos. Los discípulos le reconocen. Se presenta en medio de ellos  y,  en adelante,  cada  primer  día  de  la  semana, cada domingo, los cristianos se reunirán –nos reuniremos- para revivir nuestra fe y para celebrar la presencia del Señor Resucitado. Que nosotros, al contrario de Tomás el Apóstol, creamos que Jesús, aun sin haberlo visto, resucitó para traernos una vida nueva. Iniciamos esta celebración cantando. 

2. MONICION A LA ASPERSION DEL AGUA

    (Se suprime el acto penitencial) 

         Al igual que el Domingo pasado, seguimos reviviendo la luz, la vida y la alegría de la Pascua de Resurrección. El Bautismo, que todos recibimos, lo vamos a simbolizar con el agua que el sacerdote deposita sobre nuestras cabezas. Renovemos nuestros compromisos bautismales y nuestro amor a Jesucristo. Le digamos que Él es lo más grande que tenemos. Cuando el sacerdote pase a nuestro lado, en señal de respeto, inclinemos un poco nuestras cabezas y pedimos perdón al Señor. 

3. MONICION A LAS LECTURAS 

         Las lecturas que escuchamos en este día son una llamada a  construir nuestra Iglesia en la fraternidad, la acogida y la comprensión. Además, la segunda nos recuerda lo importante que es pensar las metas hacia las cuales nos encaminamos. Finalmente, el Evangelio nos habla de cómo Tomás, sin ver, le costaba creer en Jesús Resucitado. Que nosotros, al contrario, seamos capaces de seguir a Jesús aún sin haberlo visto. Que nos fiemos de su Palabra y del testimonio que otros nos han dado de El. Escuchemos. 

4. ORACION DE LOS FIELES 

  • Por la Iglesia. Para que nos invite y nos recuerde que el Domingo es el día de mirar hacia el cielo, el día en el que los cristianos hemos de reunirnos para celebrar la presencia del Señor resucitado en la Eucaristía. Roguemos al Señor. 
  • Por todos los niños y niñas que están preparándose para la primera comunión. Para que conozcan más de cerca la vida y los misterios de Jesús de Nazaret. Roguemos al Señor. 
  • Por los que no creen, por los que exigen pruebas de la existencia de Dios, por aquellos que persiguen o maldicen su santo nombre. Roguemos al Señor. 
  • Por nuestra parroquia, por nuestros sacerdotes, catequistas y grupos parroquiales. Para que se dejen llevar y guiar por Jesús que nos presenta las marcas de su pasión y de su muerte. Roguemos al Señor. 
  • Finalmente pidamos por los tristes, por aquellos que lloran sin fe ni esperanza, p or aquellos que han cerrado sus puertas a Jesús. Roguemos al Señor. 

5. PRESENTACIÓN DE LAS  OFRENDAS 

  • Con esta lámpara encendida queremos ofrecer al Señor nuestro deseo de que Él alimente y anime nuestra fe y nuestra confianza en Él. 
  • Con el pan y el vino queremos reflejar, en este segundo domingo de Pascua, la alegría de ser cristiano y, sobre todo, la alegría de saber que, en el pan y en el vino consagrados, está verdaderamente Cristo resucitado. 

6. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN 

Tú vives, has resucitado de entre los muertos.
Tú vives, ha sido un milagro patente.
Tú vives, la muerte ha sido vencida,
Tú vives, la vida es más grande que la muerte.
Tú vives, primicia de todos los vivos
Tú vives, y eres la vida.
Tú vives, tu carne no ha conocido la corrupción
Tú vives, no has sido abandonado a la muerte.
Tú vives, y nos enseñas el camino de la vida.

Señor resucitado, sé nuestra fuerza, nuestra vida,

danos la alegría de vivir.
Señor resucitado, ábrenos a la inteligencia de las Escrituras,
enséñanos a caminar como hermanos a tu encuentro.
Señor resucitado, pon calor en nuestros corazones,

pon claridad en nuestros ojos de creyentes.
Señor resucitado, pon humildad en nuestra vida entera,

pon espíritu en nuestra alma,

porque queremos estar centrados en Ti,

y comunicar tu amor a todos los hombres.

Amén



NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
Primera Estación. Jesús es condenado a muerte. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.