Cuarto domingo de Adviento
Moniciones dominicales

Portada
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
 Moniciones Ciclo A
 Moniciones Ciclo B
 Moniciones Ciclo C
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Con esta simplicidad dibuja un niño el Misterio del Nacimiento de Jesús.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


DOMINGO IV ADVIENTO B 

1. MONICION DE ENTRADA 

    Buenos días a todos, hermanas y hermanos,  en este domingo, en el que miramos a nuestros hermanos necesitados desde el Niño que nació en Belén. Y  no son pocos los que como consecuencia de la crisis y de otras causas se encuentran en situación de necesidad. La liturgia de este domingo nos invita a poner nuestros ojos en la MADRE DE DIOS, en LA VIRGEN MARIA. Ella fue la que dijo: HAGASE EN MI SEGÚN TU PALABRA. Ella es la que se preocupa de todos sus hijos y, muy en especial, de los que más necesitan su ayuda. Que también nosotros, a la vez que encendemos el 4º cirio de Adviento, repitamos con alegría que el Señor está con nosotros, que viene a nuestro encuentro, que la Navidad es el Nacimiento de Cristo, que hay que saber compartir lo que somos y tenemos con los que no tienen lo necesario. Cantamos. 

  • Mientras se enciende la 4ª vela, se canta: “Ven, ven Señor no tardes…” 

2. ACTO PENITENCIAL 

  • Pidamos perdón, en este domingo de adviento, por las veces que no escuchamos la voz del Señor y nos vamos tras las cosas de este mundo. Señor ten piedad.
  • Pidamos perdón a Dios, en este domingo, por lo poco sensibles y caritativos que somos con los hermanos necesitados, y nos proponrmos un verdadero propósito de enmienda. Cristo, ten piedad.
  • Pidamos perdón, en estas vísperas de la Santa Navidad, por no estar preparándonos lo suficiente para que el Niño de Belén nazca en nuestros corazones y en nuestras familias. Señor, ten piedad. 

3. MONICION A LAS LECTURAS 

    Dios viene a salvar a todo hombre. Ese plan de salvación, que estuvo en secreto durante siglos, ahora se va a realizar con el Nacimiento de Jesús en Belén. Sin la presencia de María, este plan tejido desde antiguo, no se hubiera podido llevar a cabo. Escuchemos con atención las lecturas del último domingo de adviento. 

4. ORACION DE LOS FIELES 

  • Por la Iglesia: para que sea pregonera del amor que Dios nos tiene, y para que esté siempre dispuesta a servir con generosidad al Evangelio. Roguemos al Señor. 
  • Para que, en la Navidad,  no adornemos solamente el exterior, sino que también adornemos nuestra alma con una buena vida cristiana, con la caridad, con actitudes positivas, con más oración. Roguemos al Señor.
  • Por los que están o estamos sordos para oír a Dios, consecuencia de las cuñas publicitarias de la sociedad, y por aquellos que, en Navidad, no se darán cuenta de lo mucho que Dios nos ama. Roguemos al Señor.
  • Por nuestros hermanos necesitados, especialmente los de nuestra parroquia, para que en la Navidad 2014 sientan el amor de Dios, manifestado a través de nuestro amor fraterno y de nuestra solidaridad con ellos. Roguemos al Señor
  • Por todos nosotros, para que amemos más a la Virgen, y para que no nos olvidemos de rezarle todos los días al levantarnos y al acostarnos. Roguemos al Señor. 

5. PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS 

  • Con esta CUNA VACIA representamos nuestro deseo de que Dios nazca en nuestras familias,  en nuestras vidas, en nuestra parroquia y en nuestra sociedad.
  • Con estosALIMENTOS queremos llevar hasta el altar nuestro compromiso de dar hoy un donativo muy generosa para ayudar a los pobres y necesitados.
  • Con este PAN y este VINO manifestamos al Señor nuestro deseo de transformarnos en Él con ocasión de la Navidad. 

6. ORACION DESPUÉS DE LA COMUNIÓN 

GRACIAS A TI, MARIA,
Dios se hará Niño,
y nos traerá la alegría;
Dios se hará hombre,
y comprenderá nuestra
necesidad. 
GRACIAS A TI, MARIA,
El mundo conocerá la paz,
El mundo sonreirá un poco más,
El mundo mirará hacia el cielo. 
GRACIAS A TI, MARIA,
Jesús habitará en medio
de nosotros.
Dios habitará en medio
de nuestro pueblo,
Dios nos enseñará su
rostro de AMOR. 
GRACIAS A TI, MARIA,
Cantarán los ángeles en Navidad,
Los pastores adorarán al Niño,
Los Magos se pondrán en camino. 
GRACIAS A TI, MARIA,
Alumbrará la estrella en el portal,
Sonarán cánticos de gloria,
Cesarán los odios y la violencia. 

GRACIAS A TI,  GRACIAS A TI,  MARIA.

 

MISA DE NOCHEBUENA  

1. MONICION DE ENTRADA:
          Después de haber intentado vivir piadosamente el tiempo de adviento, también recibiendo el sacramento de la Penitencia,  comienza la Navidad en esta noche santa. Con un gozo inmenso, estamos reunidos  para celebrar la Misa de Nochebuena, llamada popularmente Misa del gallo. En el silencio de la noche, vamos a contemplar el Nacimiento del Dios hecho Niño.  Recibamos al sacerdote que, tras un breve pregón de Navidad, presidirá la Eucaristía, con la que se hará presente el Nacimiento de Jesús, el Gran Hecho que divide la historia humana en dos partes.  Ya  de pie, cantamos.  

-          Sale el sacerdote y, mientras, canta el pueblo. 
-          El sacerdote saluda al pueblo. 
-          Terminado el saludo el sacerdote procede al pregón de Navidad.  

2. PREGON DE NAVIDAD:  

          Oh dichosísima noche, oh noche santísima, inundada de gozo, oh noche que se hace día por el resplandor del Mesías prometido.   
          Oh noche santa, en la que, en el corazón de la humanidad, una súplica ferviente se levanta hasta la altura para dar gloria al Dios vivo y verdadero.  
          Oh noche santa, en la que el coro de los ángeles anuncia a los pobres, a los humildes, a los sencillos de corazón, la llegada de la vida y de la paz.  
          Hoy nosotros, reunidos en la Iglesia santa, cantamos las alabanzas  del rey niño, del salvador de los hombres, del Emmanuel prometido, del cordero de Dios que quita el pecado del mundo.  
          Noche santísima, en la que, unidos de modo admirable el cielo y la tierra, las criaturas de este mundo contemplan con amor aquel glorioso instante en el que María y José vieron el rostro del Verbo Encarnado.  
          Noche santísima, en la que la Iglesia, extendida por toda la tierra, mira con amor hacia Belén y, dos mil y ocho años después, sigue cantando y glorificando el nacimiento del Mesías.  
          Noche sin par, en la cual las estrellas abren paso a la luz que inunda el Oriente con el resplandor de su gloria. Noche que se hace día, porque el Sol de justicia brilla sereno recostado en un pesebre.  
          Noche, en la que se inicia la redención del hombre, preludio de aquella otra noche santa en la que el Niño, que ahora contemplamos en la humildad de su nacimiento, se levantará victorioso de la muerte.  
          Noche llena de gozo. En esta noche, cuantos esperan creyendo, cuantos creen amando, cuantos aman alabando, se unen como nosotros ahora, desde la humildad de esta tierra, al coro de los ángeles que inundan con su canto los confines del universo.  
         Noche santa, que a todos nosotros nos invitas a cantar con  júbilo, porque nos “ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”. Aceptamos tu invitación y cantamos al Niño con todo el corazón:    
 
                            -  El sacerdote canta el villancico: “Hoy ha nacido en Belén”. 
                           - El pueblo repite: “Hoy ha nacido en Belén.  

3. ACTO PENITENCIAL:  

  • Tú, Hijo eterno del  Padre: Señor, ten piedad
  • Tú, Hijo de la Virgen María según la carne: Cristo, ten piedad. 
  • Tú, Salvador y hermano de todos los hombres, nacido en Belén: Señor,ten piedad.  

4. ORACIÓN DE LOS FIELES:  

Al Emmanuel, al que se ha hecho Dios-con-nosotros, le presentamos algunas de nuestras necesidades, esperando redención y gracia:  

1.      Pedimos por la Iglesia que en su oración y su memoria recuerda, celebra y actualiza hoy el nacimiento de Jesús, Hijo de Dios, en Belén de Judá :   

-          Señor, que tu Iglesia sea signo de tu presencia en el mundo, y lugar de encuentro y de comunión entre los hombres y los pueblos: ROGUEMOS AL SEÑOR.  

2.      Recordamos a los más pobres y a todos los que sufren soledad, injusticia o violencia o paro: 

-          Señor, que también para ellos sea una Buena Noticia tu Nacimiento; y que, en ti y en los que te celebramos, encuentren acogida y defensa. ROGUEMOS AL SEÑOR.  

3.      Oramos en esta celebración por la paz en el mundo y, en concreto, en Israel, donde nació el Hijo de Dios y de la Virgen María:  

-          Señor, que el anuncio y la promesa  de paz en Belén puedan ser pronto gozo y delicia de todos los hombres, especialmente de los que no la disfrutan:ROGUEMOS AL SEÑOR 

4. Pedimos al Señor por las familias en general y, en especial, por nuestras familias de sangre:  

- Señor Jesús, que quisiste nacer dentro de la Sagrada Familia, protege a nuestras familias para que vivan siempre unidas en el amor. ROGUEMOS AL SEÑOR 

5. Pedimos por nuestros familiares cercanos y lejanos, vivos y difuntos:  

-          Señor, que todos podamos gozar de ti en las moradas eternas y cantar con los ángeles y los santos los villancicos del cielo:ROGUEMOS AL SEÑOR.  

6. Oremos por los que estamos participando en esta fiesta de Navidad, y por los que nos han pedido o necesitan nuestra oración: ROGUEMOS AL SEÑOR  

-          Señor, que en medio de nuestro mundo seamos testigos fieles y creíbles de tu presencia entre nosotros.  

Oración: Señor, Padre de todos los hombres que quisiste que tu Hijo acampara entre nosotros, naciendo en Belén; al celebrar con gozo su Nacimiento, te rogamos que atiendas lo que te hemos pedido. Por el mismo  Jesucristo nuestro Señor. Amén.  

5. PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:  

1. Zambomba y pandereta (Dos adultos, tocándolas). 

Presentamos ante el altar una zambomba y una pandereta, expresión de la alegría con que debemos celebrar el Nacimiento de Jesús en Belén.   

     2. Luz de la paz de Belén.  

Acercamos la “Luz de la paz de Belén”, encendida en el portal    donde nació Jesús y trasladada a muchas naciones del mundo. Nos comprometemos a dejarnos inundar por la luz de la verdad de Cristo, y a ser luz en medio de las tinieblas del error y la mentira de nuestra sociedad.  

3. Pan y vino:  

Cuando, en la consagración, el pan y el vino se conviertan en el Cuerpo y Sangre de Cristo, el Niño Jesús de Belén estará realmente presente entre nosotros. Digámosle con todo el corazón: Señor mío y Dios mío, te adoro y te amo con todo el corazón. 

6. DESPUÉS  DE LA COMUNION:  

¡Misa del gallo!  

Ojala, este amanecer divino sea prodigio idealista de ese mundo que todos soñamos:  

-          Que se dinamiten los odios. 
-          Que la pobreza sea ya memoria histórica. 
-          Que el individualismo dé lugar a la solidaridad. 
-          Que la incredulidad sea vencido ante el rostro de un Niño enviado del cielo. 
-          Que la venganza sea enterrada por los deseos de vivir como hermanos. 
-          Que los tibios en la fe encuentren razones para abrazar y dejarse seducir por Dios.  

¡Misa del gallo!  

          Gracias, Señor, por permitirnos, en esta noche, ser zagales –frágiles y pecadores- y ofrecer ante tu portal el queso de nuestra bondad, la leche de nuestra caridad, el pan de nuestro perdón, el agua de nuestra transparencia, la vara de nuestra disponibilidad y el alma que, hoy más que nunca, se siente llena de todo, porque el TODO eres tú, Señor.  

         Hoy, la oscuridad de la noche ha sido vencida por la gran luz que Dios nos trae en el Emmanuel, el “Dios con nosotros”.  

        ¡Que nada, ni nadie -nosotros tampoco- oculte ni entierre el tesoro que encierra la Navidad: el Hijo de Dios hecho un Niña para salvarnos a todos!  

La Natividad del Señor 

1. MONICION DE ENTRADA 

      Ayer noche, en la Misa del Gallo, y movidos por el anuncio entusiasta del Ángel a los pastores y a nosotros mismos, nos asomamos para ver y contemplar una realidad: LA PRESENCIA REAL DE DIOS EN EL MUNDO. El Niño era y es un niño verdadero, y Dios también verdadero.  Hoy, en esta Misa de Navidad, nuestra alegría no decae, sino que seguimos celebrando con la mayor alegría el hecho de que la Palabra de Dios, es decir, el Hijo eterno de Dios Padre, se hizo carne, se hizo visible, puso su tienda y acampó entre nosotros. Con la ayuda del Espíritu Santo, penetremos en el misterio de Belén, y salgamos de esta Eucaristía dispuestos a amar de verdad al que nos amó del todo, haciéndose un Niño. 

2. ACTO  PENITENCIAL

  • Porque estamos demasiado sordos para las cosas de Dios y muy receptivos a lo que el mundo nos dicta : Señor, ten piedad.
  • Porque, al contrario que María, dejamos  nuestra un tanto dormida, sin trascendencia ni coherencia en el día a día: Cristo, ten piedad
  • Porque la realidad que nos rodea, y también nuestra propia vida, están llenas de palabras, y más palabras, pero con falta de sinceridad y de verdad: Señor, ten piedad 

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS 

            Escuchemos con atención estas tres lecturas donde, de una forma nítida y misteriosa a la vez, se nos va a invitar a descubrir a Jesús más allá del aspecto puramente humano. Pero, además, estas lecturas nos tienen que empujar a dar gracias a Dios, porque JESUS es impronta de El, reflejo de lo que un día contemplaremos cara a cara en el cielo. Escuchemos la Palabra de Dios. 

4. ORACION DE LOS FIELES

  • Por la Iglesia, para que descubra cómo llevar y hacer posible la Palabra de Dios en medio de un mundo sordo y frío. Roguemos al Señor
  • Por todos los pueblos de la tierra, para que la Navidad sea un motivo para encontrar caminos que conduzcan a la justicia, al amor, al perdón y a la fraternidad que nos trajo el Niño Dios. Roguemos al Señor.
  • Por nuestras familias, para que sepamos buscar, en estos días, momentos para los villancicos, para la oración, para la eucaristía, para la acción caritativa y para dar gracias a Dios por el espíritu cristiano de la Navidad. Roguemos al Señor. 
  • Por los pobres, por los que sufren el mazazo de la  crisis económica, de la violencia, de la soledad o de la enfermedad. Roguemos al Señor
  • Por todos los que estamos reunidos en esta misa de Navidad, para que sintamos de verdad la presencia de Dios en el portal de nuestro corazón y de nuestra familia. Roguemos al Señor

5. PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS 

  • Con estas noticias de este periódico queremos traer hasta Belén el sufrimiento del hombre y las luchas del mundo. Que el Señor, con su llegada, nos levante el ánimo.
  • Con esta Biblia nos comprometemos, en esta Navidad. a leer todos los días el Evangelio de Jesús. 
  • Finalmente, con el pan y el vino, acercamos hasta el altar las fatigas pero, también, el afán de todos nosotros de ofrecer al Niño Dios el fruto de nuestro esfuerzo para construir un mundo mejor. 

6. ORACION DESPUÉS DE LA COMUNIÓN. 

Gracias, Señor, por darnos motivos para la alegría.
Gracias, Señor, por sembrar en nuestros corazones la verdad.
Gracias, Señor, por ponerte a nuestra altura.
Gracias, Señor, por dejarte adorar.
Gracias, Señor, por el amor que inspiras.
Gracias, Señor, por ablandar nuestras durezas.
Gracias, Señor, por ayudarnos a compartir.
Gracias, Señor, por ser Dios y Hombre.
Gracias, Señor, por ser Hombre y Dios.
Gracias, Señor, por dejar el cielo y venir a la tierra.
Gracias, Señor;  gracias, Señor, porque nos amas y,
porque nos amas, quisiste nacer en un establo.
Gracias a Ti, Señor; gracias a tu Madre bendita,
y gracias al silencioso y fiel San José.


NOTICIAS

SANTORAL PARA HOY
La gran misión de José fue hacer de custodio de María y de Jesús.