Cuaresma
Bautismo - Bautizar a vuestro hijo

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

La Beata María de Jesús, cuya imagen puede verse, es la Titular de nuestra parroquia. Nacida en Tartanedo y educada en Molina de Aragón, pueblos de nuestra diócesis, ingresó en el Carmelo de Toledo. De ella, siendo novicia, diría Santa Teresa: “María de Jesús, no será santa, es ya santa”.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


BAUTIZAR A VUESTRO HIJO, ¿UNA BUENA DECISIÓN?

Parroquia Beata María de Jesús

Una decisión tomada

La decisión que habéis tomado de bautizar a vuestro hijo es muy importante, no sólo para él, sino también para vosotros. La comunidad cristiana acoge con gran alegría vuestra petición, pero antes de dar este paso conviene plantearse algunas cosas:

1. ¿Por qué esa decisión?

Es posible que no os hayáis parado a pensar qué motivos tenéis para pedir a la Iglesia el Bautismo para vuestro hijo. Una cosa como ésta no se hace "porque si", es conveniente que penséis seriamente si vuestros motivos son suficientes.

Os proponemos algunas cosas que se oyen mucho:

  • "Siempre ha sido igual";
  • "No va a suponerle nada malo";
  • "Para que no le pase nada";
  • “Para que no vaya al limbo”;  
  • "Para no disgustar a los abuelos";
  • "Queremos que sea cristiano";
  • "En el futuro lo necesitará";
  • etcétera...

La razón fundamental ha de ser que queréis que sea hijo de Dios y miembro de la Iglesia cuanto antes. Ser hijo de Dios es la mayor dignidad que un hombre puede alcanzar. Y recibir la verdadera fe, el mayor don.

2. ¿Qué necesitáis para bautizarlo?

Aquel que recibe el Bautismo opta por identificarse con la causa y la vida de Jesús de Nazaret; convierte su vida, y se compromete a vivir los valores del Evangelio y a hacer presente el Reino de Dios en este mundo. Pero no somos cristianos "a solas", aisladamente, sino que por el Bautismo entramos a formar parte de la gran comunidad de los cristianos, la Iglesia, representada, en concreto, en tu Parroquia.

Es evidente que los niños reciben el Bautismo sin realizar esa opción personal, como acto libre y voluntario. Sois vosotros, los padres, los que tomáis esa decisión por él, como corresponde a vuestra misión y responsabilidad. Y es a vosotros, a los que la comunidad cristiana confía la tarea de hacer crecer la fe de vuestro hijo; habéis de  ser sus primeros "catequistas", los primeros testigos de la fe ante vuestro hijo.

Por tanto, es claro que sin la esperanza fundada de que ese niño será educado como cristiano, la Iglesia debe aplazar su Bautismo hasta que el mismo niño pueda recibir, por propia voluntad, una catequesis adecuada. Es de esperar  que éste no sea vuestro caso. Es una responsabilidad de la Iglesia asegurar, al menos un mínimo, la futura educación cristiana del niño que va a ser bautizado. Por tanto, los padres habéis de:

  • Creer en Jesucristo;
  • Ser cristianos en la Iglesia, al menos, uno de vosotros.
  • Procurar participar en los Sacramentos;
  • Comprometerse a ser los principales catequistas de vuestro hijo.

3. ¿Hay que sacar alguna conclusión?

Para ayudaros a pensar lo que vais a hacer y evitar que embarquéis a vuestro hijo en un "barco" del que ya os habéis bajado, sacamos unas consecuencias muy concretas:

  • Cuando los padres sois "no creyentes", o  habéis tenido vuestro hijo sin estar casados por la Iglesia, debéis hablar previamente con el sacerdote de la Parroquia para dialogar sobre vuestra situación.
  • Los padres del niño que vaya a ser bautizado deben asistir a unas catequesis bautismales previas, donde hablaremos de todo lo anterior y preparemos la Celebración.

4. ¿Conviene decir algo de los padrinos?

Los padrinos del Bautismo no son unas figuras decorativas que hacen regalos al niño y sueltan caramelos y euros después de la Celebración. Deben ayudaros a vosotros, padres, a educar en la fe a vuestro hijo. Son segundos padres del niño. Es importante que sepáis elegirlos, no vale cualquiera. La Iglesia pone como condiciones que sean mayores de dieciséis años, estén confirmados y lleven una vida congruente con la fe y con la misión que van a asumir. (Art. 874 Código de Derecho Canónico).

No podrá ser admitido como padrino o madrina de Bautismo: el fiel que se encuentre en situación matrimonial irregular, por la incongruencia objetiva de esta situación con la fe y con la misión que va a asumir.

Los que van a ser padrinos han de presentar certificado de confirmación, a no ser que esto les causara grave incómodo. Sería muy conveniente que participaran junto con los padres en alguna catequesis prebautismal.

5. ¿Fotos durante la celebración?

La instrucción "Eucaristicum Misterium" de la Sagrada Congregación de Ritos, de 25 de mayo de 1967, en su nº 29, establece: "hay que poner especial empeño para que no se perturben las celebraciones litúrgicas por la costumbre de sacar fotografías. En donde se dé una causa razonable, hágase con gran discreción”.

6. ¿Recordar algo?

·  Confirmar horario para la reunión de padres y padrinos

·  Documento para sentar la partida de bautismo.

·  Donativo para la Parroquia



El antiguo obispo de la diócesis, D. José; ayudado por el antiguo párroco D. Alfonso, administra el sacramento de la confirmación. Después de dos cursos de catequesis, los jóvenes reciben el gran sacramento que da al Espíritu Santo. Movidos por ese Espíritu han de ser testigos de Cristo en su ambiente.
 
Es la sede de nuestro templo. Representa a Cristo guía, presidente, de la asamblea convocada para celebrar la Eucaristía. Junto con el ambón y el altar, son los tres espacios fundamentales del presbiterio. Ver la sede ha de movernos a dejarnos conducir por Cristo representado por el sacerdote.