Tema por defecto
Caritas - Generosidad y Gratuidad en Caritas.

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

El amor a Cristo, representado por el crucifijo, y el amor a la Virgen, simbolizado por el rosario, han de ser los dos grandes amores del cristiano, los cuales ni se excluyen ni se contraponen, sino que el uno conduce al otro. Quien quiera lo puede experimentar.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


GENEROSIDAD Y GRATUIDAD EN CÁRITAS

 

  Por Alfonso Martínez Sanz

 

         En Cáritas hay que actuar siempre con  g e n e r o s i d a d. Ésta se da, cuando:

 

1.      Se da aun aquello que se necesita.

2.      Nos hacemos presentes donde más cuesta.

3.      Se acoge a los que nadie quiere.

4.      No se regatea tiempo ni trabajo en la entrega.

5.      Siempre se pone buena cara, aunque cueste.

 

     En Cáritas hay que actuar, ordinariamente, con  g r a t u i d a d. Ésta se da, cuando:

 

1.      No se busca recompensa, ni material, ni psicologico-espiritual.

2.      No se hacen las cosas para que:

 

·        Nos vean.

·        Nos quieran.

·        Nos aplaudan.

·        Nos recompensen.

·        Hablen de nosotros.

 

Debido a la ignorancia o a la debilidad, el ejercicio de nuestra caridad:

 

1.      Se quedará corto.

2.      No llegará a las exigencias de los pobres.

3.      Ni a la urgencia de Cristo.

 

Por esa razón, siempre hay que estar abiertos a:

 

1.      La superación.

2.      La conversión, especialmente, en cuaresma.  



El ambón es el lugar-mueble, donde se proclama la Palabra de Dios, en la celebración de la Eucaristía. Representa a Cristo, maestro y profeta, que nos predica la verdad que salva. La Palabra de Dios proclamada hay que meditarla y procurar vivirla con esfuerzo.
 
Benedicto XVI es el sucesor de San Pedro y, por ello, Vicario de Cristo en la tierra. El amor a Cristo y a la Iglesia no pueden darse sin amor afectivo y efectivo al Papa de cada momento histórico. Queremos vivir la plena comunión con el Santo Padre.