Tema por defecto
Catequesis - Las Bienaventuranzas del Catequista.

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

En los libros litúrgicos de lecturas está escrita la Palabra de Dios, que se proclama desde el ambón. En esos libros, está contenido lo que hemos de creer y lo que hemos de practicar para alcanzar la salvación, que Cristo nos gano con su vida, muerte y resurrección.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


Las bienaventuranzas del catequista

1. Feliz el catequista que sabe lo que quiere, por qué y cómo conseguirlo.

2. Feliz el catequista que no conoce el desanimo, ni está siempre buscando disculpas.

3. Feliz el catequista que trabaja por el bien de los demás y no por la realización de sus ideas personales.

4. Feliz el catequista que sabe descubrir futuros catequistas mientras trabaja.

5. Feliz el catequista que tiene el corazón en el cielo y los pies en la tierra.

6. Feliz el catequista que considera esta vocación como una oportunidad de servir.

7. Feliz el catequista que se considera a sí mismo como un alumno permanente, porque actuando así sentirá la necesidad de estar siempre en busca de la verdad.

8. Feliz el catequista que siembra el Mensaje de Jesús más que con su propia palabra con su propia vida y testimonio.

 



Esta imagen de San José, recientemente adquirida, es expresión de nuestra fe y devoción al humilde carpintero de Nazaret, que con tanta fidelidad cuidó de la Virgen y del Niño Dios. Le pedimos que cuide de nuestra parroquia, y que de ella salgan vocaciones para el sacerdocio.
 
Es la sede de nuestro templo. Representa a Cristo guía, presidente, de la asamblea convocada para celebrar la Eucaristía. Junto con el ambón y el altar, son los tres espacios fundamentales del presbiterio. Ver la sede ha de movernos a dejarnos conducir por Cristo representado por el sacerdote.