Tema por defecto
Catequesis - El Catequista (II)

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Esta imagen de San José, recientemente adquirida, es expresión de nuestra fe y devoción al humilde carpintero de Nazaret, que con tanta fidelidad cuidó de la Virgen y del Niño Dios. Le pedimos que cuide de nuestra parroquia, y que de ella salgan vocaciones para el sacerdocio.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


EL CATEQUISTA (II)

 

CONTENIDOS:

 

La catequesis es el espacio ordinario, además de la familia de sangre, en el que se descubre a Dios y la comunidad cristiana, que es otra familia. Por otra parte, la catequesis es un itinerario (infancia, adolescencia, juventud, edad adulta) que conduce a las personas a:

 

1.      Conocer a Dios, amarlo y querer cumplir su voluntad, sus mandatos.

2.      Fortalecer la fe cristiana, mediante el conocimiento de las enseñanzas de la Sagrada Escritura, la Tradición y las enseñanzas de la Iglesia.

3.      Integrarse en la comunidad cristiana, puesto que la fe hay que vivirla comunitariamente, dentro del Pueblo de Dios.

4.      Comprometerse a  anunciar el Evangelio, cristianizando las estructuras de la sociedad.

 

      Puesto que hay que amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como Cristo nos amó, las distintas actividades de la Iglesia y, de modos concreto, la catequesis, van   encaminadas a conseguir:

 

1.      El encuentro personal y comunitario con Dios.

2.      Y el encuentro con los hermanos.

 

      El responsable de que, en la catequesis, el catequizando vaya creciendo en esos dos encuentros es lógicamente el catequista, que ha de sentirse artífice o artesano de esos encuentros. Cualidades propias de un artesano son:

 

1.      Amar profundamente lo que hace.

2.      Aplicar su saber acrecentado por la experiencia.

3.      Buscar nuevas maneras de hacer las cosas, renovarse.

4.      Ser paciente consigo mismo y con su obra.

5.      Ser detallista, cuidar los pequeños detalles.

6.      Superarse ante las dificultades y perseverar.

 

     Aplicando estas características a la tarea de catequizar, hay que decir que, para ser artesano del encuentro con Dios y con los demás, el catequista ha de:

 

1.      Amar profundamente a Dios y a los demás, especialmente a los que componen su grupo. Si el catequista no vive el encuentro con Dios y con los hermanos, mal lo va a sembrar y potenciar en sus catequizandos. Nadie da lo que no tiene.

2.      Vivir en permanente búsqueda, estar abierto a cualquier cosa que le ayude a desempeñar mejor su misión:

·        Poner los medios para una mayor formación.

·        Organizarse para asistir a las reuniones.

·        Valorar los medios sobrenaturales para ser buen instrumento en las manos del Espíritu Santo, que es el verdadero y auténtico artesano de la catequesis.

 

 

3.      Tener mucha paciencia con las propias limitaciones, ante los obstáculos de la         vida ordinaria para sacar adelante la catequesis y con los comportamientos de los niños.

4.      Cuidar los pequeños detalles en el trato con los niños y los padres, en la puntualidad, en el orden, en el trato con los demás, en la relación con Dios.

5.      Inculcar a los niños la importancia de lo pequeño.

 

PREGUNTAS PARA DIALOGAR

 

1.      Considerando la catequesis como una artesanía del encuentro con Dios y con los hermanos, ¿qué actitudes del catequista favorecen más ese trabajo?

2.      ¿Cuáles son las dificultades mayores, con que se encuentra el catequista para conseguir que los catequizandos vayan creciendo en el encuentro con Dios y con los demás?

3.      ¿Qué compromiso se podría sacar hoy?

 

TEXTO PARA LA REFLEXIÓN

 

1.      Leer Jr 18, 1-4:

·        Silencio orante y reflexivo.

·        Compartir esta reflexión personal.

·        Preces espontáneas

 

  

                                    Alfonso Martínez Sanz



Puede verse una de las capas pluviales de la parroquia. Como empezó a usarse en las procesiones fuera del templo, ya en el siglo X, y se empleó para protegerse de la lluvia y del frío, empezó a llamarse pluvial. Se emplea en diversas ceremonias, por ejemplo, en la Exposición del Santísimo.
 
El antiguo párroco D. Alfonso con unos hermanos y un grupo de feligreses posan en la puerta del convento, después de haberlo visitado, haber rezado ante el cuerpo de la Beata María de Jesús y haber hablado un largo rato, en el locutorio, con la priora y otra monja de la comunidad.
Leer más