Cuaresma
Eucaristía - Eucaristia

Portada
NOVEDADES PORTADA
La Parroquia
Noticias de aquí
Biblia
Formación
Cáritas
Catequesis
Decálogos
Horarios
Liturgia
Moniciones dominicales
Homilias de domingo
Oraciones
Sacramentos
Club Juvenil Luz Viva
Nuestra titular
Articulos de interés
Enlaces

Puede verse una de las capas pluviales de la parroquia. Como empezó a usarse en las procesiones fuera del templo, ya en el siglo X, y se empleó para protegerse de la lluvia y del frío, empezó a llamarse pluvial. Se emplea en diversas ceremonias, por ejemplo, en la Exposición del Santísimo.
 
Para recibir por email las novedades que se publiquen en nuestra página rellene los siguientes datos:
Nombre y apellidos:
Ciudad y país:
Email:
Deseo recibir:
 Noticias:   
 Páginas:   
 Álbum:     
 

Escriba la palabra de la imagen que aparece arriba
Recargar imagen

 


EUCARISTÍA

 

"La Eucaristía es

fuente y cima de toda la vida Cristiana"

-Lumen Gentium, 11

 

 

 

«En el humilde signo del pan y el vino, transformados en su cuerpo y en su sangre,

Cristo camina con nosotros como nuestra fuerza y nuestro viático

 y nos convierte en testigos de esperanza para todos»

 

(Juan Pablo II, carta Encíclica «Ecclesia de Eucharistia», n. 62

 

 

LA EUCARISTIA

 

Es misterio,

Es sacramento.

Es sacrificio.

Como misterio, se cree.

Como sacramento, se recibe.

Como sacrificio, se ofrece.

Se propone al entendimiento como misterio.

Se da al alma como alimento

Se ofrece a Dios como homenaje.

Como misterio, anonada.

Como sacramento, alimenta.

Como sacrificio, redime.

Como misterio, es admirable.

Como sacramento, es deleitable.

Como sacrificio, es inefable.

Como misterio, es impenetrable.

Como sacramento, es presencia real.

Como sacrificio, alimenta.

Como misterio, es impenetrable.

Como sacramento, es sabrosísimo.

Como sacrificio, es valiosísimo.

Como misterio, debo meditarlo.

Como sacramento, debo gustarlo.

Como sacrificio, debo apreciarlo sobre todo.

Es misterio de fe.  Debo creerlo.

Es sacramento de amor. Debo amarlo.

Es sacrificio de Dios.  Debo confiar en él.

Como misterio se esconde… en el Sagrario.

Como sacramento, alimenta… es convite, es comunión.

Como sacrificio, se inmola... es víctima… es la Santa Misa.

 

¡Oh Misterio Adorable! El Sagrario será mi refugio.

¡Oh Sacramento Dulcísimo!  Comulgar será mi mayor deseo.

¡Oh Sacrificio Estupendo!  La misa será mi prioridad de vida.

 



Se encuentra este crucifijo en el presbiterio de nuestro templo. Nos recuerda el sacrificio cruento de Cristo en la cruz, ofrecido a Dios Padre por todos los hombres. Cada vez que se celebra la Santa Misa, este sacrificio se renueva incruentamente y se hace presente sobre el altar.
 
En los libros litúrgicos de lecturas está escrita la Palabra de Dios, que se proclama desde el ambón. En esos libros, está contenido lo que hemos de creer y lo que hemos de practicar para alcanzar la salvación, que Cristo nos gano con su vida, muerte y resurrección.